Categories
Así Crece

El efecto placebo en niños

¿Cómo funciona y qué tan eficaz es el efecto placebo en los niños? Te lo contamos.

¿Cómo funciona y qué tan eficaz es el efecto placebo en los niños? Te lo contamos.

¿Alguna vez has oído del efecto placebo? Se trata de mejorar un síntoma, como el dolor o la fiebre, por medio de la administración de una sustancia inerte. A esta sustancia inactiva se le conoce como placebo.

 

A pesar de no tener algún componente, el paciente que toma el placebo mejora su condición debido a que entra a un estado de sugestión, provocando él mismo su alivio.

 

Según estudios, el efecto placebo puede llegar a ser mucho más potente en niños, incluso muy pequeños, que en adultos.

 

Diversas investigaciones hechas tanto en niños como adultos arrojaron que el 19% de los infantes mejoran una dolencia al probar una pastilla de azúcar, mientras que sólo el 10% de los adultos logró sentir alivio. Incluso las pruebas demostraron que entre más pequeños son los niños, más efectivo es el placebo.

 

Este efecto no sólo llega a funcionar con una pastilla, jarabe dulce u otro componente administrado vía oral: muchas madres podrán testificar que cuando un pequeño se cae y se lastima, uno de los mejores remedios es sobarlo, darle un beso y entonar un ?sana, sana colita de rana? con tierna voz. Esta fórmula aumenta la eficacia contra el dolor y reanima al niño como si de un efecto mágico se tratara.

 

TE RECOMENDAMOS: ¿Por qué mi niño se golpea a sí mismo?

 

 

 

 

Otro placebo es el de la saliva de mamá, la cual puede quitar el dolor e inflamación de los chipotes, quemaduras leves y machucones. Los niños experimentan alivio a pesar de que la saliva no cuente con algún activo analgésico.

 

¿O quién no ha usado la fórmula ?pajaritos, pajaritos? cuando un pequeño tiene un ataque de tos o sienten asfixia? No sólo se trata de distraerlos para que entren en calma, su tos también disminuye.

 

Los placebos también los han relacionado con los medicamentos homeopáticos: chochitos que son capaces de quitarle migrañas a los pequeños, entre otros malestares.

 

En conclusión, los niños tienen mayor facilidad para entrar en un estado de sugestión que los adultos; sin embargo, esto no significa que los placebos sean remedios efectivos para curar los malestares. Depende del niño y del tipo de afección que tenga. Lo más recomendable es consultar a su pediatra en caso de que tenga una complicación.

 

TE PUEDE INTERESAR: ¿Tu hijo inventa enfermedades?