Categories
Así Crece

Los papás carceleros hacen niños más vulnerables

Con el afán de protegerlos o controlarlos, los papás encerramos a nuestros hijos en casa, pero esto los hace más vulnerables. Conoce la información.

Con el afán de protegerlos o controlarlos, los papás encerramos a nuestros hijos en casa, pero esto los hace más vulnerables. Conoce la información.

Como cualquier ser vivo y por ley natural, todos necesitamos conocer y explorar nuestro entorno. Sin embargo, a muchos padres nos cuesta que nuestros hijos pequeños anden solos fuera del hogar. No obstante, encerrarlos en casa no los protege, sino que los hace más vulnerables.

 

Sobreprotección y/o castigo: los niños burbuja

 

La realidad es que los papás somos expertos carceleros. Ya sea porque tememos que les pase lo peor o nos parece un castigo sencillo y convencional, nos sentimos más seguros si los pequeños se entretienen en casa. Pero cuando tomamos esta decisión los estamos privando de muchas cosas buenas que les ayudarán en su desarrollo. Sí, incluso los accidentes que les puedan ocurrir son una necesaria experiencia.

 

Salir y explorar por sí mismos les ayuda a conocer el mundo a su forma. Es como cuando el cuerpo genera defensas si uno se encuentra en contacto con las bacterias: esas defensas nunca nacerán si nos protegemos de ellas en todo momento. Pues lo mismo pasa si encerramos todo el tiempo a nuestros hijos: jamás sabrán enfrentar situaciones por sí mismos, y crecerán teniendo miedo a todo lo que está en el exterior, pues es desconocido para ellos.

 

Niño encerrado= antisocial

 

Tal vez haya ocurrido que tu pequeño quiere ir al parque a jugar fútbol con los niños vecinos, y tu le cambias el plan, proponiéndole que vea la película que más le gusta, con tal de que no salga. Con esto, no sólo le quitarás la oportunidad de que haga ejercicio, también lo volverás, poco a poco, en un niño antisocial, pues no sabrá tratar por sí mismo a otros de su edad.

 

TE RECOMENDAMOS: 5 razones para llevar a tus hijos al parque

 

 

 

 

Pequeños sin independencia

 

Si lo mantienes todo el tiempo en casa, estarás provocando que todo el tiempo dependa de ti y que no sepa resolver problemas él solo. Tampoco aprenderá a defenderse ni a reconocer los diferentes peligros que existen.

En ti está la solución

 

Tampoco queremos decirte que lo más sano es que esté todo el día fuera, jugando maquinitas o simplemente desaparecido de tu vista. Y tampoco se trata de ingnorar los peligros que lamentablemente existen. Para que tu pequeño pueda salir y experimentar el mundo, simplemente se trata de acordar reglas específicas par que tanto él como tú se sientan tranquilos:

 

1.-Establezcan horarios para salir: de preferencia que sea a una hora en que tú estés en casa y que haya suficiente luz.

 

2.-Acuerden lugares: de preferencia que sea el parque más cercano a casa, lejos de avenidas o calles peligrosas.

 

3.-Con quién va a estar: cerciórate de los amiguitos con los que estará acompañado.

 

4.-Sal con él: date la oportunidad de acompañarlo y conocer cómo se desenvuelve en el exterior.

 

5.-Explícale los riesgos: con un lenguaje que no lo asuste. Platícale que si se aleja mucho puede perderse.

 

6.-Que conozca sus datos: siempre hay que enseñarle a los niños que deben memorizar su nombre completo, teléfono y dirección de casa.

 

También debes generar confianza en tu pequeño. Poco a poco, te darás cuenta de cuándo está listo para nuevos retos y aventuras.

 

NO TE PIERDAS: Trucos para acercar a los niños a la naturaleza