Categorías
Así Crece

Un emotivo encuentro entre una niña y un hombre de la tercera edad que cambió sus vidas

Esta historia es conmovedora y digna de compartir.

Esta historia es conmovedora y digna de compartir.

Cuando las personas comienzan a envejecer, sufren soledad y mucha falta de atención de las personas que los rodean y tristemente nunca nos detenemos a pensar que la compañía y el amor ¡siempre son necesarios!

 

Esta linda historia fue compartida por Tara Wood, una mamá de siete niños, entre ellos su hija Norah  que cumplió 4 años. Tara relata que todo comenzó cuando la pequeña le comentó un día: Me gusta la gente mayor porque caminan igual de lento que yo y tienen la piel igual de suave que yo. Pronto morirán todos, así que quiero darles todo el amor que pueda antes de que se mueran.?

 

Aunque esto último son un poco fuerte, igual me gustó su forma de pensar. Me sorprendió su compasión y publiqué sus palabras en Facebook al llegar a casa, en ese momento no comprendía cuán en serio ella estaba hablando.?

 

?Al día siguiente era su cumpleaños, continúa el relato, cuando íbamos a casa después del colegio, me preguntó si podíamos pasar por el mercado a comprar postres para celebrar su cumpleaños con sus hermanos después de la cena?. Y así lo hicieron.

 

?Mientras que yo estaba ocupada devolviendo unos productos que había encontrado antes, vi que Norah se había levantado en el carrito y señalaba emocionada: ?¡Hola viejito! ¡Hoy es mi cumpleaños!? El hombre era mayor con una cara sin expresión se detuvo y se dio la vuelta hacia ella. Pensé que le había molestado su falta de educación, pero de pronto su expresión cambió a una cara amable y luego contestó: ?¡Hola chiquita! ¿Y cuántos cumples hoy???

 

 

Se encontraron con él un poco más tarde y le pidieron que se tomara una foto con ellas por el cumpleaños de Noah. Aceptó y al final, agradecieron que haya aceptado y se marcharon. Tara lo publicó en Facebook.

 

?Esa noche recibí un mensaje de un seguidor local que había reconocido a Dan y me comentó que su esposa Mary había fallecido unos meses antes y el señor había estado muy solo desde entonces, quiso que yo supiera que sin duda el gesto de mi hija le había llegado al corazón, le hacía falta algo así y nunca olvidará ese momento?.

 

Tara pidió el número de Dan y fueron a visitarlo, él las recibió muy contento y a partir de ahí se volvió parte de la familia y lo visitan sin falta cada semana.