Categories
Así Crece

La epilepsia en los niños

La epilepsia en niños o epilepsia infantil es un trastorno frecuente que puede presentarse antes de la adolescencia.

La epilepsia en niños o epilepsia infantil es un trastorno frecuente que puede presentarse antes de la adolescencia.

Foto: Fotolia

Aproximadamente, el uno por ciento de la población mundial tiene epilepsia y se ha calculado que un 10 por ciento de estos pacientes presentan más de una crisis al mes.

La epilepsia en los niños es una enfermedad cerebral crónica que afecta a personas de cualquier edad y se caracteriza por convulsiones recurrentes. Estas convulsiones son episodios breves de contracciones musculares que pueden afectar a una parte del cuerpo o su totalidad y a veces se acompañan de pérdida de la consciencia y del control de los esfínteres.

Los niños con epilepsia suelen sufrir convulsiones múltiples durante un período prolongado, que puede ser desde meses hasta años. Ésta no ocasiona retraso ni afecta a las capacidades intelectuales.  

Sin embargo, en los niños con episodios de ausencia, es decir, una convulsión breve generalmente menos de 15 segundos, puede provocarles bajo rendimiento escolar o problemas con los profesores que interpretan la ausencia como mal comportamiento, falta de atención u otra situación.

Por otro lado, cabe mencionar que una crisis convulsiva no significa necesariamente que el niño padezca epilepsia. Existen otras causas que pueden provocar un funcionamiento anormal del cerebro y, por tanto, una crisis convulsiva, como la fiebre alta, infecciones cerebrales, intoxicación o envenenamiento son algunas de las causas por las cuales un niño puede convulsionarse, las cuales suelen ser pasajeras, curarse y desaparecer.

Foto: Fotolia

Las causas de la epilepsia infantil

Éstas pueden ser el resultado de anomalías congénitas, enfermedades vasculares como el infarto cerebral, infecciones, tumores, enfermedades degenerativas o lesiones. En muchas ocasiones no se descubre una causa concreta y se denominan epilepsias idiopáticas y otras veces son sólo el fruto de una incorrecta maduración cerebral y desaparecen al concluir el desarrollo del cerebro.

En los niños, más de la mitad de los casos de epilepsia son idiopáticos (lo cual significa que no hay otra causa identificable o problema visible en el cerebro). En la mayoría de ellos, existen antecedentes familiares de epilepsia o los expertos consideran que la afección es genética (además, un niño cuyos padres u otro familiar cercano sufren epilepsia tienen más posibilidades de padecerla).

La epilepsia infantil se puede clasificar según sus causas en tres rubros:

1.
Crisis de tipo sintomática. Se presenta un síntoma originado por algún proceso dentro del sistema nervioso, como los tumores, o en las secuelas de lesiones como la meningitis o la cisticercosis.

2. De tipo idiopático (que tiene existencia propia). Que aparece en los casos en los cuales existen familiares con epilepsia no sintomática y conllevan algún carácter de tipo genético.

3. De tipo criptogénico (enfermedad cuyo origen se desconoce). No existe antecedente familiar y se han descartado lesiones dentro del sistema nervioso y la causa de las crisis permanece oscura.

Los niños epilépticos deben recibir un tratamiento médico adecuado que les permita controlar las crisis convulsivas y llevar una vida normal.

Diagnóstico

Los niños con epilepsia deben recibir un tratamiento médico adecuado que les permita controlar las crisis convulsivas y llevar una vida normal. Cabe mencionar que cada niño reacciona diferente al medicamento anticonvulsivo, por esta razón debe informar al médico sobre las reacciones del niño al medicamento, por ejemplo si está somnoliento, si no tiene hambre, si tiene mareos, así como alguna reacción alérgica en la piel. El medicamento anticonvulsivo es muy efectivo en los niños y les permite tener una vida plena y libre de crisis. Por eso es muy importante seguir el tratamiento médico al pie de la letra.