Categories
Así Crece

¿Estrés en niños?

El estrés en niños es una de las principales causas de bajo rendimiento escolar. Aprende a identificar sus síntomas.

El estrés en niños es una de las principales causas de bajo rendimiento escolar. Aprende a identificar sus síntomas.

Cuando se habla de estrés en niños es común que los padres se pregunten: ¿Cómo sé si mi hijo sufre de estrés? ¿Cómo lo evito? ¿Cómo afecta su salud? Aunque parezca impensable, el estrés afecta cada vez a más niños y debe tratarse lo antes posible para evitar complicaciones futuras.

 

Síntomas de estrés en niños

 

Los síntomas del estrés infantil son los siguientes:

 

1. Dolor de estómago y cabeza constantemente como si fuera un problema crónico. 

 

2. Los niños se muestran enojados e irritables en la mayoría de los casos, pero hay  pequeños que por el contrario, están dispersos y deprimidos. 

 

3. Presentan problemas y trastornos alimentarios. En general, su apetito disminuye y cuando llegan a comer sienten molestias en el estómago. 

 

4. Tienen problemas para dormir.

 

5. Se enferman con mayor frecuencia.

Foto: Pinterest

 

Causas del estrés en niños

 

Las causas del estrés en niños son diversas y muy parecidas a las de los adultos, solo que cambian de intensidad. El mundo, así como todo lo que ocurre en ello, por ejemplo, representa más amenazas para los niños que para los adultos. La vida cotidiana acelerada, el ajetreo, el tráfico, el exceso de actividades, las presiones, las noticias, asustan a los niños. Todo cambia demasiado rápido y con mayor frecuencia para ellos.

 

Los desastres naturales, el divorcio de los padres, el nacimiento de un hermano, cambiarse de casa, tener un familiar enfermo, los problemas económicos, la muerte son causas de estrés en los niños

 

El estrés es inevitable cuando los niños viven situaciones como las antes mencionadas. Por este motivo, es importante brindarle a los niños cariño, comprensión y cercanía. Además, hay que ofrecerles un entorno de seguridad y confianza hablando con ellos sobre lo bueno y lo malo que hay en el mundo, darles información de acuerdo a su edad, sobre sus emociones, el ambiente y las relaciones sociales. Demostrarles interés sobre sus pensamientos y emociones los hace sentir arropados y queridos. 

 

También hay que guiarlos para que coman sanamente y hagan ejercicio con frecuencia, dentro de estas actividades busca cuáles son sus favoritas, ya que está demostrado que cuando los niños realizan actividades que les gustan se divierten y se relajan casi en automático. No olvides establecer una rutina de sueño que le permita descansar correctamente.