Categorías
Así Crece

7 razones para no gritarle a tus hijos

Siendo honestos, todos los padres hemos perdido la paciencia y hemos gritado a nuestros hijos en más de una ocasión; sin embargo, hacerlo de manera habitual puede tener consecuencias en su desarrollo emocional.

Hablarles con tono firme, seguro y determinante para que comprendan que una orden o límite no son negociables, está bien.

A continuación te contamos las 7 principales razones por las que NO debes gritarle a tus hijos.

1. Generan estrés

Los gritos generan estrés y alarma en los niños, elige el tono de voz y volumen para expresar el mensaje que quieres transmitir.

2. No aprende a reflexionar

El descontrol que se presenta en el momento en que gritamos, bloquea la capacidad de nuestros pequeños para aprender que no está bien lo que hizo.

3. Personas que gritan

Comunicarnos de esta manera con nuestros hijos, hará que se vuelva un modelo para ellos y le mostrará que es la única manera de expresar su enojo y frustración.

PEXELS

 

Si alguna vez gritas a tus hijos, no te sientas mal, identifica las señales y evita hacerlo con estos 4 pasos

 

4. Baja autoestima

Cuando esta acción se da de manera habitual, puede desencadenar un concepto negativo sí mismo y baja autoestima, pues considerará que todo lo hace mal.

5. Angustia y ansiedad

Los pequeños más sensibles pueden reaccionar con temor y/o bloqueo ante los enfrentamientos con otras personas, y ser así hasta la edad adulta.

6. Conseguir lo que quiere

Si el menor se enfada sacará como conclusión que los gritos resultan eficaces para que conseguir lo que quiere.

7. Indefenso y retraído

El tono de voz elevado puede hacerlo entender que lo que quiere y/o necesita está desatendido y evitará expresarlos en el futuro con el objetivo de que sus padres no se enojen.

 

Como toda regla, gritarle a nuestros hijos tiene su excepción, principalmente en circunstancias puntuales en las que queremos llamar su atención, aquellas donde su salud o integridad están en riesgo, por ejemplo cuando están por cruzar una calle y viene un auto.