Categories
Así Crece

Guía para identificar si tu hijo es víctima de bullying

Esta guía te ayudará a detectar si tu hijo es víctima de bullying. ¡Toma nota!

Esta guía te ayudará a detectar si tu hijo es víctima de bullying. ¡Toma nota!

El bullying en la escuela afecta gravemente el desarrollo académico y personal de nuestros hijos, y a pesar de que no es un fenómeno nuevo, los niños que abusan de sus compañeros se apoyan con la tecnología para aumentar la dimensión de sus bromas, golpes o humillaciones, este comportamiento agudiza los efectos negativos del abuso escolar.

 

Los niños o niñas que sufren bullying, no lo dicen fácilmente por temor a decepcionar a sus padres y se forma un círculo vicioso, pero hay formas para detectarlo y terminar con este problema antes de que sea demasiado tarde.

 

Checa estos 5 puntos para identificar el bullying en la escuela:

 

1.- No quiere ir a la escuela: busca pretextos como sentirse enfermo o simplemente no muestra motivación para asistir a clases; el domingo se le hace ?terrible? conforme se acerca la hora de entrar a la escuela.

 

2.- Tapa partes de su cuerpo: no se quita el suéter o prefiere cambiarse rápido y pone seguro en la puerta; probablemente no quiere que veas algún moretón o herida.

Foto: Pinterest

 

3.- Triste sin razón: lleva varios días sin querer ver a sus amigos y no le dan ganas de salir de casa o ir a sus actividades.

 

4.- Cosas perdidas: pierde dinero, cosas del uniforme, tuppers, útiles, etc. de manera sistemática y no da justificaciones creíbles o duda mucho antes de explicarse.

 

5.- Dolores de cabeza o de abdomen: algunas veces, las lesiones que causa el niño que acosa a tu peque en la escuela no se presentan de manera visible en el cuerpo, pero este tipo de síntomas, cuando son constantes, van más allá de un problema médico.

 

En caso de confirmar que tu peque es víctima de bullying en la escuela, lo primero que debes hacer es mantener un diálogo abierto con él y hacerle entender que nadie tiene porque lastimarlo tanto física como emocionalmente. ¡El silencio es el peor enemigo!