Categories
Así Crece

¿Habla bien?

Si tu peque tiene problemas de lenguaje, lo mejor es detectarlo a tiempo para solucionarlo. Aquí te decimos cómo ayudarlo a mejorar su desarrollo.

Si tu peque tiene problemas de lenguaje, lo mejor es detectarlo a tiempo para solucionarlo. Aquí te decimos cómo ayudarlo a mejorar su desarrollo.

Aunque la adquisición del lenguaje es un proceso gradual que no culmina hasta los seis años, con el total control de los fonemas, entre los tres y cuatro años es cuando se produce una auténtica eclosión  en la comunicación. Además, los niños están en la “antesala” del aprendizaje de la lectoescritura, por lo que no tener dominado el lenguaje puede desembocar en tropezones escolares, también en dificultades de socialización.

 

Cómo ayudarlos en casa

 

1. No repitas o aplaudas las palabras que diga mal (aunque te hagan mucha gracia). Tu papel como padre es fundamental: debes utilizar el lenguaje de forma correcta y clara para que el pequeño perciba bien los sonidos, las palabras y las vaya aprendiendo y asimilando.

 

2. No le exijas que repita muchas veces el vocablo que pronuncia de forma incorrecta.

 

3. Siéntate con él todos los días un rato a hojear cuentos y anímalo a que vaya comentando los dibujos.

 

4. Háblale continuamente de todo lo cotidiano: “Ahora vamos a vestirnos”, “vamos a hacer la tarea”. De esta forma va adquirir un lenguaje funcional, el que necesita para relacionarse con su entorno.

 

5. Procura evitar chupones y biberones (sobre todo cumplidos los tres años). Se deben seguir las pautas alimenticias recomendadas por el pediatra, teniendo en cuenta que es importante que el niño mastique alimentos sólidos para fortalecer la musculatura orofacial (lengua, labios, mandíbula).