Categorías
Así Crece

5 heridas emocionales de la infancia que afectan toda la vida

Existen recuerdos no gratos en los pequeños que pueden perdurar para siempre y marcarlos en la etapa adulta. ¡Toma nota!

Existen recuerdos no gratos en los pequeños que pueden perdurar para siempre y marcarlos en la etapa adulta. ¡Toma nota!

Algunas experiencias que resultan dramáticas en la infancia puede repercutir en la forma de ser y actuar de los pequeños cuando sean adultos. Te decimos las más comunes:

 

Miedo al abandono

A ningún pequeño le gusta sentirse solo. La soledad es uno de los más grandes temores, el sentir que ni cuenta con nadie, genera tal desconfianza e incertidumbre que los pequeños que lo experimentan problemas de inseguridad en el futuro.

 

Sentirse rechazado

El no sentirse parte de algo puede influenciar de manera negativa la personalidad de un pequeño. Los hace vulnerables al acoso, tienen baja autoestima y son personas que reaccionan siempre de manera negativa, que pierden la confianza en las demás personas y también reaccionan al rechazo con autorechazo.

Ser humillados

Hay una etapa en la infancia donde los pequeños son muy competitivos y si sufren humillación de otros pequeños o de las personas con las que viven, crecen con grandes inseguridades y miedo a socializar. Siempre les queda el estigma que son tontos, feos o cualquier o malos.

 

Violencia intrafamiliar

Existen investigaciones que demuestran que golpear a los niños o educarlos con violencia hace adolescentes y adultos que no saben manejar adecuadamente la ira, convirtiéndose en futuros maltratadores.

 

Promesas no cumplidas

Los niños nacen creyendo en los adultos que les rodean y cuando ellos reciben por parte de ellos sólo traiciones y mentiras les genera un trauma de inseguridad, miedo y celos.