¿Por qué mi hijo quiere saberlo todo?

Preguntar y preguntar, eso es lo que mejor se le da a los niños de entre tres y cuatro años. ¿Por qué quieren saberlo todo? ¡Descúbrelo!