Categorías
Así Crece

«Que tenga lo que yo no tuve»

Darle a tu hijo todo lo que pida puede convertirlo en materialista y hacerle perder el valor de las personas; con estos tips fomentarás en tu niño que es más importante ser que tener

Por Armando Ayala

Es normal que desees que tu hijo tenga más de lo que tú tuviste a su edad: el principal objetivo de cualquier papá o mamá es procurar el mayor bienestar para su pequeño, pero si sientes la necesidad de compensar a tu niño con cosas materiales por el poco tiempo que le dedicas y te sientes culpable, no es la mejor forma de satisfacer sus deseos. No sólo proveas las necesidades materiales de tu familia, lo importante es ser y estar con tu hijo, y demostrarle que vale por la persona que es y no por lo que posee.

Tu conducta “dadora” se vuelve perjudicial cuando:

  1. Detrás de los regalos hay un sentimiento de culpa o frustración de tu parte.
  2. Compras tratando de compensar al niño por el tiempo que no estás en casa.
  3. No consideras los gustos de tu hijo.
  4. Reflejas un deseo personal insatisfecho.
  5. Te empeñas en dar lo que no tuviste a pesar de que tu economía no lo permite.

Aunque estés en posibilidad de dar a tu hijo todos los juguetes del mundo, ¡no lo hagas! Él debe saber que detrás de cada cosa que le des está el esfuerzo de tu trabajo. Es importante que aprenda que en la vida no se puede tener todo y que debe valorar lo que tiene.

¿Cómo hacerlo?

  • Limita los obsequios a fechas especiales o logros obtenidos.
  • Ponle tareas que sean un incentivo para obtener algo.
  • Predica con el ejemplo. Si vas a una tienda, deja que tu hijo te escuche decir: “Me gusta mucho ese vestido, ahorraré para comprarlo”.

Aprende a decir NO

Saber decir que no a tiempo y mantenerte firme puede ayudar a tu hijo en un futuro, aunque de momento le cause enojo y frustración.

Propónte no darle:

  • Todo en ese instante.
  • Más de lo que necesita.
  • Algo sin que haya habido un esfuerzo de por medio.
"Que tenga lo que yo no tuve"
iStock

TEST

UBICA SI TU HIJO TIENE EL SÍNDROME DEL NIÑO QUE QUIERE TODO

  • ¿Aprecia y es feliz con lo que tiene?
  • ¿Cómo recibe los obsequios que le dan?
  • ¿De qué manera pide lo que quiere?
  • ¿Cómo reacciona ante las cosas que le pides que haga?
  • ¿Se esfuerza por obtener lo que desea?
  • ¿Hace mucho hincapié en lo que posee?

NOTA: si contestaste SÍ a más de tres preguntas, ¡ojo!

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE DICIEMBRE DE 2018