Categories
Así Crece

¡Mami, me picó una abeja!

Cuando los peques juegan al aire libre es común que sufran la picadura de algún insecto, especialmente de abejas o avispas. ¡No te alarmes! Aquí te decimos qué hacer.

Cuando los peques juegan al aire libre es común que sufran la picadura de algún insecto, especialmente de abejas o avispas. ¡No te alarmes! Aquí te decimos qué hacer.

Los primeros auxilios en las picaduras de abejas, avispas y abejorros consisten en:

1. Retirar el aguijón que el insecto ha dejado incrustado en la piel con unas pinzas, nunca presionando con los dedos.

2. Lavar la picadura con jabón bajo el chorro de agua fría.

3. Aplicar compresas de agua fría o hielo envuelto en un paño para calmar el dolor y evitar que se inflame.

4. Si la picadura está en la boca: dale al niño trozos de hielo para chupar y llévalo al médico.

5. Durante unos días hay que asegurarse de que la lesión no se ha infectado.

En caso de reacción grave

Las picaduras de abejas, abejorros y avispas pueden llegar a provocar un choque anafiláctico (una reacción que pone en peligro la vida) si el niño es alérgico al veneno de estos insectos. ¿Qué hacer en ese caso?:

1. Si el niño respira rápido pero sin dificultad, llevarlo a urgencias.

2. Si le cuesta respirar, hace ruidos o está pálido, llamar a emergencias.

3. Si no respira, realiza maniobras de reanimación.