Categories
Así Crece

La importancia del juego en el desarrollo de tu peque

Según la ciencia, el juego es un pilar fundamental en el desarrollo de los pequeños. Te decimos por qué.

Según la ciencia, el juego es un pilar fundamental en el desarrollo de los pequeños. Te decimos por qué.

Numerosos estudios de psicología evolutiva han demostrado que el niño empieza a conocer su entorno desde el momento de su nacimiento y que su conocimiento se desarrolla en los primeros días, en los primeros meses y en los primeros años más de lo que se desarrollará en el resto de su vida. Algunas investigaciones sostienen que la curva del desarrollo empieza alta, se eleva al nacer, para luego declinar en los años de la escuela. Por lo que un pequeño que vive en este primer período experiencias decisivas para su crecimiento personal y emocional a través del juego, pone las bases suficientes para una construcción social, cognitiva y emotiva efectiva a futuro.

 

De acuerdo con la UNESCO, la primera infancia es el periodo que va del nacimiento hasta los ocho años de edad, una etapa de un extraordinario desarrollo del cerebro, la cual sienta las bases del aprendizaje posterior.

 

Aunque para los pequeños, jugar puede ser sólo un tema de diversión

y entretenimiento, está comprobado que las actividades lúdicas son un momento en el que los niños crean mundos imaginarios, personajes y situaciones que reflejan su estado de ánimo, ayudándoles a expresar y conocer sus emociones. Es también, el instante perfecto para poner en práctica la empatía, el entendimiento y desarrollar sentimientos de logro y satisfacción que les ayudarán a construir la confianza en sí mismos y su autopercepción.

 

El juego les ayuda a ampliar sus conocimientos y experiencias y a desarrollar su curiosidad, aprenden intentando hacer cosas, comparando los resultados, haciendo preguntas, fijándose nuevas metas y buscando la manera de alcanzarlas. También favorece el desarrollo del lenguaje y de la capacidad de razonamiento, planificación, organización y toma de decisiones. Así que, la próxima vez que tu peque te pida uno de los personaje de su caricatura favorita, ¡no lo pienses más!