Categories
Así Crece

¡Soy un niño grande!

A los dos años son plenamente conscientes de su identidad y exigen espacio y derecho a decidir. Conoce paso a paso el desarrollo de tu pequeño a esta edad.

A los dos años son plenamente conscientes de su identidad y exigen espacio y derecho a decidir. Conoce paso a paso el desarrollo de tu pequeño a esta edad.

Alrededor de los dos años, más o menos, los pequeños adquieren la llamada ?autoconciencia? o , por decirlo de otra manera, la noción de sí mismos como personitas diferentes a los demás. ¿Esto qué significa? En primer lugar, que nuestro hijos, al comenzar a sentirse dueños de sí mismos, van siendo capaces de identificar sentimientos, deseos y necesidades (malestar, hambre?) que, hasta ahora, dependían exclusivamente de ser reconocidos y nombrados por papá y mamá.

 

Al tener una noción cada vez más nítida de sí mismos, pueden empezar un proceso de individuación respecto de su figura de apego principal durante estos primeros años (por lo general, mamá). Con ello, dan comienzo a  a un proceso de socialización que culminará, algunos años más tarde.

 

Control de esfínteres
Se está produciendo una maduración neurológica en el niño que le permite identificar, reconocer como propias y controlar ciertas partes de su cuerpo. El control de esfínteres es uno de los procesos más visibles, ya que posibilita un nivel de autonomíaa que hasta entonces nuestro peque no tenía.

 

Esto es mío
Cuando uno se da cuenta de que es ?uno?, lógicamente se va percatando también de que algunas cosas le pertenecen: los zapatos, el muñeco favorito, y hasta los juguetes de los demás en un momento dado. Por eso en paralelo a esta conciencia de ser uno mismo, se va desarrollando el sentido de lo propio, ¡y defenderá sus pertenencias a capa y espada!

 

Bajar de los brazos de mamá
Coincidiendo con un desarrollo psicomotor más maduro (correr, subir, y bajar las escaleras, escalar?) y con una curiosidad innata por explorar el entorno, llega un momento en en el que ese chiquitín que parecía que jamás bajaría de los brazos de mamá, se zafa comp. Puede para aventarse por un tobogán o corretear por la tienda.

 

Dibujo de la figura humana
En el papel en blanco los niños representan sus esquemas mentales. La evolución del dibujo de la figura humana es uno de esos espejitos a través del cual podemos ver qué tan claramente  ve las cosas respecto de sí mismo.

 

Yo solito
Querer hacerlo todo ellos solos expresa una necesidad de sentirse mayores, independientes y dueños de sí mismos, aunque a veces no sean tan valientes, y necesiten volver corriendo a buscar cobijo o nos llamen desde la habitación desesperados, tras tres minutos de triunfante soledad. Así sus primeros coqueteos con la sensación de ser ?unimismo? se manifiestan en sentirse capaces de casi todo (de hecho, se pasan el día con el ?yo, yo?, en la boca, durante un buen rato.