Categories
Así Crece

Juegos al aire libre

Actividades par a ayudarle a crecer feliz.

Actividades par a ayudarle a crecer feliz.

Aun sin entender nada de nada, a tu bebé le encanta la naturaleza. Puede pasar tiempo ilimitado en el cochecito mirando las palomas en el parque y los bichitos haciendo de las suyas, escuchando el sonido de un río o escudriñando las sombras del árbol bajo el que se encuentra. La naturaleza tiene algo que hipnotiza a tu chiquitín y le da una valiosa y sutil información sobre cómo funcionan las cosas. Sal cada vez que sea posible al aire libre y aprovecha los mil y un estímulos que ofrece cada estación para pasar un buen rato juntos.

 

A girar

 

Con el bebé en brazos, toma una hoja grande, ancha, y desde un puentecito arrójala al agua. A tu nene le encantará verla caer (o lanzarla él mismo), comprobar lo despacito que baja y observar cómo se posa en el agua.

 

Rápidamente gira 180 grados con el niño en brazos y colócate mirando en la otra dirección del río (la que sigue la corriente). El objetivo es ver pasar la hoja bajo el puente y comprobar cómo continúa su camino.

 

«¡Mira cómo navega!», Señálale la hoja. Es posible que la siga con la vista hasta perderla? o que no muestre el menor interés. Cuanto más lo repitas, más le gustará.

 

El barquito navega por el mar

 

Después de hacer la actividad anterior varias veces, repite el experimento con una piedra. El pequeñín se asombrará al descubrir que la piedra no aparece por el otro lado del puente. «¡Vaya, la piedra no navega!», constatarás. «¿Qué lanzamos ahora, mi amor, una hoja o una piedra?»
Con este juego entrenas su capacidad de prestar atención y seguir un objeto, al tiempo que fomentas su curiosidad por los fenómenos naturales, la lógica y el desarrollo del lenguaje.

 

¿Hacemos un ramo?

 

Primero las flores… Hacer un ramo de flores, sobre todo si puedes recolectarlas tú misma del campo, puede convertirse en una extraordinaria aventura que te permitirá jugar con todos sus sentidos. Con tu peque pegado al cuerpo o en una cangurera o rebozo si es posible, da un paseo por el campo, elige las plantas que más te gustan y agáchate para cortar las escogidas. Elige algunas plantas de hojas verdes y muchas flores variadas, todas las que puedas, y dáselas a oler a la vez que le cuentas historias sobre flores, seres del bosque o sobre el ramo que harás. «¡mira qué flores más bonitas le vamos a regalar a papá!»

 

Y luego las juntas…

 

Una vez que las tengas todas, siéntate con el pequeño, su espalda apoyada en tu pecho. Primero selecciona únicamente las ramas que tengan las hojas verdes. Muéstrale despacito cómo lo haces.