Categories
Así Crece

La silla perfecta

Son varios aspectos que conviene tomar en cuenta antes de adquirir un asiento de seguridad para niños. ¡Tómalo nota!

Son varios aspectos que conviene tomar en cuenta antes de adquirir un asiento de seguridad para niños. ¡Tómalo nota!

Son tantas las preocupaciones ante la llegada de un bebé, que en ocasiones pasamos por alto lo importante que es contar con una silla infantil. Desde el primer día que subes a tu pequeño a un automóvil, sin importar su edad, debe viajar en un asiento de seguridad de acuerdo con su peso y estatura. Son tan comunes los accidentes de tránsito y tan vulnerables los niños, que no debes escatimar en su protección.

 

Está científicamente comprobado que los también llamados sistemas de retención infantil previenen entre 50 y 80% las lesiones graves y mortales, ya que distribuyen el impacto del choque en todo el cuerpo del niño, además de que impiden que el menor sea expulsado del vehículo, y que evitan lesiones a otros ocupantes. De ahí la importancia de que por más prisa que tengas, siempre debes tomarte un poco de tiempo para asegurar muy bien a tus pequeños.

 

Los expertos recomiendan colocar las sillas (y al bebé) mirando hacia atrás, por lo menos hasta que el niño cumpla tres años, ya que en caso de frenazo o accidente, esta posición es más segura porque la espalda soporta el impacto, evitando que la fuerza recaiga en el cuello, que es una de las partes más frágiles, sobre todo en los bebés. A continuación te decimos qué debes tomar en cuenta a la hora de elegir la silla perfecta:

 

1. Peso y estatura: el primero es básicamente lo que determina el tipo de silla, ya que establece la resistencia que ofrecerá. Aunque también hay que considerar la estatura, pues no se trata de que el asiento quede más pequeño que el niño. La edad es más bien una referencia.

 

2. Funcionalidad y homologación: un sistema de retención infantil debe ajustarse al peso y estatura del niño, pero también debe ser sencillo de utilizar y cómodo aun en los viajes largos. Por otra parte, las sillas deben contar con una garantía que cubra las condiciones mínimas de seguridad.En la etiqueta se encuentran datos como el país de origen, la normativa de homologación, el grupo de peso y el tipo de vehículo en el que se pueden instalar.

 

3. Puntos de venta: el mejor lugar para adquirirlas es en aquel establecimiento que cuente con personal capacitado, quien ofrecerá orientación y resolverá todas tus dudas, desde sistemas de seguridad, precios, hasta cómo instalarlas. Es importante siempre acudir con el consumidor final, tu hijo, nadie como él para probar la silla, además de que es una excelente forma de involucrar al pequeño y explicarle las ventajas de su empleo de manera sencilla y divertida, como decirle que le permitirá ir a la altura de la ventana, para evitar que en un futuro rechace esta protección.

 

4. Uso de la silla: hasta el asiento más seguro puede resultar un riesgo si no se instala correctamente, por lo que antes de colocarlo es necesario seguir las instrucciones del fabricante y consultar el manual del automóvil. El mejor lugar para la silla es el asiento trasero central, por estar más alejado de las zonas de impacto en caso de accidente.