Categories
Así Crece

Los parásitos intestinales

Si tu niño no tiene apetito y a menudo tiene comezón en la zona anal, puede tener lombrices o parásitos intestinales. ¡Toma nota!

Si tu niño no tiene apetito y a menudo tiene comezón en la zona anal, puede tener lombrices o parásitos intestinales. ¡Toma nota!

Foto: Pinterest

Conocidos como lombrices, los parásitos oxiuros afectan a casi la mitad de todos los niños.

Los oxiuros son unos gusanos o lombrices en el estómago que infectan a niños entre los 5 y los 14 años, provocando un intenso picor e irritación en la zona anal, sin embargo, a pesar de lo terrible que puede parecer este problema, existen diversos tratamientos para erradicarlas rápida e eficazmente.

¿Cómo se propagan?

Los parásitos o lombrices acceden al organismo del menor por vía oral, en forma de huevos microscópicos, que viajan a través del sistema digestivo alojándose en el intestino delgado donde se desarrollan las larvas. Ya en el intestino grueso, los oxiuros adquieren el tamaño de adultos y su aspecto definitivo: blancos, muy finos y de unos cuatro o cinco milímetros de longitud.

La contaminación de estos parásitos suele pasarse a través de las manos de las personas que están infectadas (casi siempre en las uñas). Y en todos los objetos que pueda tocar con ellas, como  juguetes, toallas, ropas de cama, alimentos, vajilla, vasos, superficie de pupitres, lavabos etc.

 

Foto: Pinterest

¿Cuáles son los síntomas?

– Picor o comezón en la región anal. Es más fuerte por la noche. Puede producir irritabilidad, sueño intranquilo y pesadillas.
– Su ele picar también en el área de los genitales, que se irritan e inflaman por el rascado.
– En las niñas pueden llegar a la vagina o a la uretra.  
Dolor abdominal


– Falta de apetito
– Pérdida de peso
– Cansancio
– Anemia
– Hiperactividad  
– Rechinar de dientes  

Recomendaciones

1. Existen varios medicamentos que el médico puede recomendar para curar la oxiuriasis o lombrices infantiles. Todos los miembros de la familia también deberán tomar la dosis que el médico señale para evitar contagios.

2. La limpieza es vital para evitar la repetición e incluso la infección inicial:

3. Lavarse las manos, sobre todo después de ir al baño, antes de comer y lo más a menudo posible.

4. Llevar las uñas muy cortitas y limpias.

5. Bañar a tu niño por la mañana. De esta forma, las personas infectadas eliminan una gran cantidad de huevos.

6. Cambia con frecuencia la ropa interior y la de la cama para prevenir la contaminación de huevecillos.  

7. Lava con agua caliente la ropa de cama y de baño que estuvo en contacto con el niño sin sacudirla antes, para que los huevos no pasen al aire y se depositen en superficies.
   
8. Para aliviar el picor y los síntomas de irritación, darse baños de agua templada y aplicar una crema suave.