Categories
Así Crece

Mindfulness: útil método para peque con problemas de concentración

Esta herramienta es recomendada por gran número de psicólogos en todo el mundo. Conócela.

Esta herramienta es recomendada por gran número de psicólogos en todo el mundo. Conócela.

El mindfulness es un conjunto de técnicas relacionadas con la meditación budista que buscan conseguir una atención plena o presencia mental.  Y aunque se inició en los adultos, se puede replicar en niños ya que que cada vez hay más pequeños a los que les cuesta prestar atención, que no se concentran, que se olvidan todo y que parece que no escuchan. La práctica del Mindfulness o la atención plena ayuda a estos niños a concentrarse, a darse cuenta de lo que se les pasa por la cabeza y a centrar su atención.

 

La práctica de Mindfulness activa zonas cerebrales que están implicadas en la planificación, en la memoria, en la concentración y en la realización de tareas. Y además, relaja zonas que los niños con problemas de atención tienen sobre activadas, y por eso se distraen con cualquier cosa y pasan de una a otra actividad a la menor provocación.

 

¿En qué consiste?

En realidad es muy sencillo, por eso los niños lo pueden hacer sin mayor problema. Entre los ejercicios más comunes están los que logran la atención de un sentido específico. Por ejemplo, se les pide escuchar sólo un sonido, como el de un timbre o una campaña por 20 segundos y dejar de hacer lo que estaban haciendo por ese tiempo. Otro ejercicio efectivo es mirar una vela por 5 minutos, masajes sensoriales, pasarse objetos con los ojos cerrados de un compañero a otro, mantenerse quietos por unos minutos, prestando sólo atención a su respiración, entre otros.

Por ello, los especialistas creen que es una buena herramienta para que padres y maestros consiguen tranquilizar a los niños, logrando un dominio del autocontrol que va a tener muchos beneficios en su desarrollo.