Categories
Así Crece

Mi bebé está amarillo

Cuando los peques presentan niveles demasiado elevados de bilirubina, se tornan amarillos: a esto se le denomina ictericia fisiológica.

Cuando los peques presentan niveles demasiado elevados de bilirubina, se tornan amarillos: a esto se le denomina ictericia fisiológica.

Al poco tiempo de nacer algunos bebé toman un color amarillento en la piel y en lo blanco de sus ojos. ¿A qué se debe?

 

¿Qué es la bilirrubina?

Es un pigmento de color amarillo que se forma cuando se destruyen los glóbulos rojos de la sangre. Esa bilirrubina se elimina por las heces, pero antes el hígado debe transformarlo un poco, si no, no se puede desechar.

 

¿Cuáles son los síntomas?

El principal es el color amarillento de la piel. Aparece en el cabecita y luego baja al tronco y las piernas. Se calcula que cuando solo tiene la cara amarilla hay 5 mg de bilirrubina; si esta condición llega al tronco, son 10 mg; y cuando alcanza a las piernas, 15 mg. Con menos de 5 mg lo único amarillo es el blanco de los ojos.

 

¿Por qué los recién nacidos pueden tener la bilirrubina alta?

En las primeras semanas se destruyen más glóbulos rojos que en otros periodos de la vida. Y porque el hígado de los recién nacidos es inmaduro y trabaja lentamente para eliminar los glóbulos rojos. Por ello, la bilirrubina se acumula en la sangre y da lugar al color amarillo de la piel y los ojos.

 

¿Cuándo acudir al pediatra?

Hay que pedir cita con el pediatra siempre que el bebé esté amarillo o si después de ir a la consulta tiene ciertos síntomas como que aumenta la tonalidad del color amarillo en los pies y la ictericia dura más de dos semanas.

 

¿Cuál es el tratamiento?

La ictericia leve se quita sin tratamiento entre el séptimo y décimo día de vida. Si está causada por una alimentación insuficiente debes poner al pecho más veces al bebé y asegurarte de que está comiendo bien y lo suficiente. Cuando el recién nacido como más. hace popó más veces y elimina la bilirrubina, pero no mejora, debes sacarte la leche y dársela con una jeringa o biberón. Pero si está relacionada con la leche materna, no es necesario hacer nada. Solo en algunos casos se retira el pecho por uno o dos días. Si la ictericia es intensa o no desaparece porque se deba a una incompatibilidad sanguínea o a una enfermedad, se trata con fototerapia en el hospital.