Categorías
Así Crece

¡Mi hijo quiere comer todo el tiempo!

Te decimos por qué tu pequeño quiere comer todo el tiempo y qué puedes hacer para saciar su voraz apetito.

Te decimos por qué tu pequeño quiere comer todo el tiempo y qué puedes hacer para saciar su voraz apetito.

Si hay una frase de los pequeños que podría llegar a sacar de sus casillas a cualquier mamá, es la de ?tengo hambre?, no por sí misma, sino cuando tu hijo te la dice a cada rato y pareciera no tener saciedad; es decir, ¡quiere estar comiendo todo el tiempo!

 

Probablemente pensarás que no es del todo cierto o sólo quiere llamar la atención o andar picando la comida, sin embargo debes considerar que, a diferencia de los adultos, los niños están creciendo todo el tiempo y tienen una constante necesidad de alimentarse y obtener energía.

 

Lo importante en realidad no es que quieran comer varias veces, sino que lo que les ofrezcas sea nutritivo y sacie su hambre en ese momento. Además, de incentivar su actividad física, estos consejos te podrán ayudar contra el voraz apetito de tu mostrito:

 

1. Recuerda que tu pequeño requiere alimentos nutritivos, por lo tanto trata de balancearlos en sus comidas. En especial, enfócate en colaciones con frutas y verduras.

 

TE RECOMENDAMOS: 7 reglas de oro para comer en familia

 

 

 

 

2. El porcentaje de grasas que requieren es menor al de los adultos, así que procura brindarle más proteínas y algunos carbohidratos para que tenga suficiente energía.

 

3. Si bien no puedes prohibirle absolutamente ningún postre o fritura, que sea sólo una pequeña porción, y recuerda que existe una gran variedad, así que elige la menos artificial.

 

4. Los alimentos ricos en fibra ayudarán a que tu pequeño se sacie mucho mejor, así comerá pequeñas cantidades pero quedará sin hambre.

 

5. Ten cuidado en general con las porciones que le sirvas, pues si le obligas a acabarse todo cuando le das, puede convertirse en un mal hábito. Deja que simplemente coma hasta saciarse y las veces que lo desee.

Recuerda que los niños tienen un reloj distinto al de los adultos, así que no es necesario establecer estrictos horarios para desayunos, colaciones, comidas o cenas. Si te pide de comer, dale a elegir entre dos opciones al menos, nutritivas y ligeras. Verás que con el tiempo su apetito se ajusta a sus necesidades.

 

NO TE PIERDAS: Cuando la comida se vuelve una recompensa