Categorías
Así Crece

¿Quieres que tu hija sea “una mujer perfecta” o una mujer feliz?

Algunas de tus conductas pueden estarle enseñando a tu hija a ser la mujer perfecta, aquella que solo siendo «impecable» es aceptada y amada. Te invitamos a identificarlos y cambiarlos.

Ocurre que tenemos muy arraigados patrones conductuales que aprendimos desde niños y que sin desearlo, los enseñamos a los hijos. Revisa si tienes alguno de estos hábitos; te invitamos a cambiarlos por una propuesta que ayudará a tu hija a ser más ella, genuina y feliz. 

Le enseñas a ser la mujer perfecta cuando…

Hábito: Tratas de evitar pleitos con tu pareja o que los miembros de tu familia se enojen. Con esta conducta, tu hija aprende que que el enojo y el conflicto son malos, por lo que cuando adulta hará hasta lo imposible por «mantener la paz» aunque ella sufra maltrato.

Lo que puedes hacer: haz espacio para el enojo, tanto el tuyo como el de los demás. Deja que tu hija esté enojada, trata de no terminar las peleas entre tus hijos, mejor oriéntalos a tratarse con respecto y resolver los conflictos con acuerdos.

Hábito: Necesidad desesperada de ser puntual. Tu hija aprende a no tolerar las imperfecciones de otros, quizá, ni siquiera la de ella misma.

Lo que puedes hacer: Deja de actuar como si llegar tarde fuera una catástrofe. Evita apresurar a tu hija para que llegue a tiempo a la clase de baile y no te obsesiones con llamar para avisar que van tarde.

Hábito: Necesidad compulsiva de arreglar todo en casa constantemente: los cojínes, el papel de baño, el suelo reluciente… Tu hija aprende a preocuparse demasiado por la imagen y por la apariencia de las cosas, en lugar de por su estado interior y necesidades.

Lo que puedes hacer: deja que el desorden se acumule por un periodo más largo, delega responsabilidades al resto de la familia.

Hábito: Rara vez tienes tiempo para ti misma. Tu hija aprende a sacrificar sus necesidades por los demás.

Lo que puedes hacer: haz más por ti misma, di no la próxima vez que en la escuela te pidan hacer algo que no puedes y toma actividades para ti.

¿Qué significa ser la mujer perfecta? En realidad, nadie es perfecto y cuando las personas crecen con tan alta expectativa, suelen sentirse muy insatisfechas consigo mismas y frustradas al darse cuenta que por más que hagan es un objetivo imposible. Porque cada persona tiene su parámetro de perfección.
Entonces, puede llegar a caer en buscar complacer a todos excepto a sí misma, incluso aceptar violencia con ta de ser aceptada. 

Fuente. Rachel Simmons. La maldición de la niña buena.

Te ayudará leer también: 

¿Tienes una Einstein en casa? Descubre si tu niña (o niño) podrían brillar en la ciencia

Por niñas con alta autoestima, evita decirles alguno de estos comentarios

FOTO GETTY IMAGES