Site icon Padres e Hijos

Música en casa

Música en casa

Música en casa

La estimulación musical es una excelente alternativa para potenciar la inteligencia de tu peque. Con estos ejercicios podrás mejorar su capacidad de aprendizaje desde casa. ¡Toma nota!

El oído es uno de los sentidos más desarrollados en el momento del nacimiento. Se ha demostrado que los bebés reconocen la voz de su mamá incluso antes de nacer. Hablarle a tu retoño con cariño y cantarle es fundamental para su desarrollo auditivo y emocional, pero también es importante permitirle crear él mismo los sonidos que escucha a lo largo del día. A partir de los tres meses tu bebé ya es capaz de sujetar objetos con sus propias manos y hacerlos sonar, y al cumplir los seis meses disfrutará haciendo su propia música. Sólo hay que darle los materiales necesarios y dejarlo experimentar.

 

1. Concierto de cacerolas: dale la oportunidad de descubrir nuevos sonidos improvisando una batería en casa. Unas cacerolas. una sartén y un par de cucharas se convierten en la  batería perfecta. El ruido apasiona a todos los niños, también los matices (¿golpeo esto con una cuchara o una cucharita?). déjalo tocar mientras preparas la comida y acompáñalo con los instrumentos que tengas a la mano: la batidora, la pala de madera. No se cansará de investigar nuevos sonidos.

 

2. Diálogo melódico: mantener una plática musical a base de balbuceos le hace descubrir nuevos sonidos. Desde pequeñito puede cantar contigo una canción inventada. Parecerá que perece que entiende lo que le dices y que mantiene un diálogo perfecto. <>, dice mamá. <> contesta él. <>, sigue ella. Tu voz es música para él, aprovéchalo.

 

3. Cascabeles en los pies: átale con suavidad y por un ratito dos cascabeles o unas campanitas en los pies (puedes cosérselos a los calcetines), de manera que suenen cuando él los agite. Y lo hará muy a menudo. La primera vez se sorprenderá y lo normal es que muestre interés por el sonido. será un estimulo para tu tesoro, sea cual sea su edad. Más rápido o más despacio establecerá la relación causa-efecto entre mover los pies y escuchar los cascabeles, y puede pasarse un buen rato entretenido escuchando absorto el sonido, riendo cada vez que suena.

Exit mobile version