Categories
Así Crece

1 de cada 2 papás cree que la poca participación de las mujeres en carreras de tecnología se debe al gusto personal

Existen estereotipos de género que condicionan el vínculo de niñas con la Ciencia y la Tecnología

Existen estereotipos de género que condicionan el vínculo de niñas con la Ciencia y la Tecnología

La preocupación por el escaso número de mujeres en las carreras y profesiones relacionadas con Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas es un tema recurrente y un foco de debate hace largo tiempo.

 

Aunque sus padres y madres consideran a las disciplinas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (o STEM) como las "profesiones del futuro", y dicen respetar libremente intereses, vocaciones y elecciones de sus hijos, tanto ellos como docentes reconocen que les faltan herramientas para guiarlos en su relación con estas áreas y desearían contar con más recursos para hacerlo. Un estudio reveló que 1 de cada 2 padres opina que la baja participación de las mujeres en las disciplinas de Ciencia y Tecnología se debe al gusto personal de las niñas (31%) y que ellas reciben pocos estímulos en el hogar y en la escuela primaria (24%) y secundaria (38%) para interesarse y vincularse con estas disciplinas. 9 de cada 10 niñas (entre 6 y 8 años) asocian a la Ingeniería con las afinidades y destrezas masculinas. Aunque niños y niñas opinan que las cuatro disciplinas STEM pueden ser desempeñadas tanto por varones como por mujeres.

 

El 95% de los padres/madres le diría a su hija que siga adelante con su elección si es su vocación  y sólo un 38% cree que hay diferencias de desempeño entre niñas y niños en al menos una materia relacionada con Ciencia y Tecnología.

 

En Ciudad de México y Ciudad de Buenos Aires, el interés de las niñas por las Matemáticas decrece a medida que avanzan en el trayecto escolar. Niñas entre 6 y 8 indican en un 30% que lo que menos les gusta del colegio son las Matemáticas, entre los 9 y 10 años ese porcentaje aumenta a 40%.

 

En el estudio, realizado en Ciudad de México, Ciudad de Buenos Aires y San Pablo, se hizo particular foco en cómo docentes, madres y padres influyen en el vínculo de las niñas con estas disciplinas y su interés en estas temáticas. Entre otros resultados, esta investigación explica qué condiciones favorecen y/o limitan desde la infancia la igualdad de oportunidades de varones y mujeres

para desarrollarse en lo que padres y docentes entienden como las profesiones del futuro.

 

El desarrollo de competencias en STEM es clave para motivar el interés y la participación de los más chicos -en especial de las niñas-, y lograr que luego se involucren con estas disciplinas en el futuro.

 

?Existe una brecha de género que actualmente ubica a las niñas en peores condiciones que los varones para aprovechar y participar de los avances de la ciencia y la tecnología. Esta investigación viene a aportar evidencia sobre qué caminos seguir para disminuir estas barreras desde la infancia?, explica la directora de la asociación Chicos.net, Marcela Czarny. ?Chicos.net está comprometida en la promoción de los derechos de la niñez en entornos digitales y en la igualdad de oportunidades para niñas y niños. Las tecnologías pueden profundizar las desigualdades y estereotipos, pero, bien utilizadas, estamos convencidos que pueden aportar a construir una sociedad más equitativa.?, agrega.

 

En Ciudad de Buenos Aires, la mayoría de los padres y madres piensa que los varones tienen mejor rendimiento en Tecnología (30% varones vs. 8% mujeres), Matemática (20% vs. 17%) e Informática (21% vs. 11%) y las chicas en Ciencia (21% vs. 14%). En San Pablo el 53% le asigna mejor rendimiento a las chicas en Ciencia (23% mujeres vs. 6% varones) y a los varones en Informática (17% vs. 15%) y Matemáticas (18% vs. 15%). En Ciudad de México, sólo un 38% encuentra diferencias en alguna de las áreas STEM. Al igual que en las otras ciudades consideran que ellas se destacan en Ciencia (12% vs. 6%). En cuanto a Matemática están bastante parejos (13% vs. 11%); no así en Informática (varones 14% vs. mujeres 7%).