Categorías
Así Crece

Niños con diabetes, ¿cómo cuidarlos?

La diabetes infantil (Diabetes Mellitus Tipo 1) supone entre el 10 y el 15% del total de la diabetes y es la segunda enfermedad crónica más frecuente en la infancia.

La diabetes infantil (Diabetes Mellitus Tipo 1) supone entre el 10 y el 15% del total de la diabetes y es la segunda enfermedad crónica más frecuente en la infancia.

Cuando un pequeño es diagnosticado con diabetes, los papis son los primeros que tienen que asumir la enfermedad y adaptarse a ella. No es una tarea fácil: hay que asimilar que el niño tiene un padecimiento crónico que va a condicionar toda su vida. Surgen muchas dudas y preocupaciones: ¿será un niño tan pequeñito capaz de afrontar la disciplina de una dieta estricta, de no poder comer dulces como sus compañeros o de inyectarse insulina a las horas indicadas?

 

Un estudio realizado por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid sugiere que la actitud de los padres determina la capacidad de los niños de adaptarse a la diabetes. Los peques muchas veces no entienden la utilidad de los tratamientos, ni comprenden las implicaciones de tener esta enfermedad. Por ello, la idea que se hagan de la enfermedad va a depender, en su mayoría, de lo que le transmitan sus padres. No es lo mismo un entorno familiar en el que se habla de la diabetes abiertamente que otro en el que se esconde, ni unos padres que transmitan miedo y pesimismo que otros que inspiren confianza y seguridad.

 

Según el estudio, estos comportamientos pueden afectar negativamente a la adaptación del niño a la diabetes:

 

– Sobreprotección, tristeza o irritabilidad.
– Sentimientos de culpa y rabia persistente frente al diagnóstico.

– Dificultad para hablar de la enfermedad sin emocionarse.

 

Las emociones, tanto las positivas como las negativas, se contagian, y por eso el mejor acompañamiento para el niño con diabetes es el que se hace desde una actitud de cariño y de seguridad, según explican los autores del estudio.