Categorías
Así Crece

¿Es bueno que los niños crean en seres fantásticos?

Desde los unicornios hasta Santa Claus, los niños se sienten atraídos por estos seres fantásticos. ¿Pero es bueno que crean en ellos?

Desde los unicornios hasta Santa Claus, los niños se sienten atraídos por estos seres fantásticos. ¿Pero es bueno que crean en ellos?

Es muy normal que tanto en la literatura infantil, como en películas o incluso en festividades aparezcan seres fantásticos como unicornios, hadas o hasta el mismísimo Santa Claus. Forman parte de nuestra cultura y vida cotidiana.

 

Y es especialmente el público infantil el que se siente más atraído por este tipo de personajes, los cuales, a diferencia de los adultos, los perciben reales, y ofrecerlos puede parecer equiparable a engañarlos. Es por ello que muchos papás tienen la duda de si es bueno que los niños crean en seres fantásticos. La pedagoga y terapeuta infantil Cristina García, explica si es conveniente:

 

Privar a un niño del mundo fantástico puede ser perjudicial, debido a que este es un aliciente para el desarrollo de su imaginación. Desde que somos niños, nuestro pensamiento es ?mágico?, lo cual ayuda a comprender e interpretar el mundo que nos rodea.

 

Un niño pequeño no distinguirá entre las cosas reales y las inventadas. Es por ello que la imaginación es desbordante y se lo cree todo. Los pequeños no sospechan que se les está mintiendo, especialmente si es un adulto quien le cuenta una historia o le habla sobre un personaje.

 

¿Qué debemos evitar en el mundo de la fantasía?

 

La especialista sugiere que se eviten historias maléficas de monstruos o brujas que puedan hacer daño, ya que podría ocasionarles miedo e inseguridad. Lo más conveniente es ofrecerles historias de personajes que hacen buenas acciones y transmiten valores y buenos sentimientos.

 

Conforme el niño crece, irá distinguiendo entre lo real y lo fantástico. Esto ocurrirá aproximadamente entre los siete y nueve años. A esta edad también será capaz de entender que no fue engañado, sino que ha pasado a una nueva etapa donde sabe lo que se siente tener una ilusión que le ha hecho vivir momentos especiales.

 

Algunos niños llegan a sentirse más frustrados que otros; no obstante, si seguimos dándoles herramientas para incrementar su imaginación sin coartar el sentido fantástico de lo que aprecia en libros y películas, lo ayudará a distinguir y aceptar mejor la división entre el mundo fantástico y el real.