Categories
Así Crece

Niños que aman a sus peluches

¿Por qué hay niños que se encariñan demasiado con un peluche u otro objeto? Descúbrelo.

¿Por qué hay niños que se encariñan demasiado con un peluche u otro objeto? Descúbrelo.

Muchos podremos recordar Linus, el personaje de Charlie Brown que no podía desprenderse de su mantita azul y que se chupaba el dedo mientras la abrazaba. Esta caricatura no está fuera de la realidad: muchos niños sienten un fuerte apego a sus cobijas, osos de peluche u otros objetos.

 

El objeto de apego, también llamado objeto de transición, es la necesidad en los niños de traer consigo en todo momento algún objeto que les recuerde a sus padres y así sentirse protegidos, especialmente mientras duermen. Éste les da consuelo cuando se sienten solos y les brinda seguridad para enfrentar el mundo.

 

Además, el objeto de apego les ayuda a enfrentar la ansiedad de la separación, una etapa en que los pequeños comienzan a darse cuenta que son seres independientes a su madre. Es por eso que también se llama objeto de transición.

 

Los pequeños eligen el objeto de apego de manera arbitraria: no lo escogen por algún color, tamaño o textura en especial. Las razones por las cuales pueden elegir objetos tan variados como peluches, cobijas, chupones y demás, todavía son inexplicables.

 

Los niños identifican el objeto de apego no sólo por su figura: este viene impregnado de un aroma especial, debido a que tienden a chuparlo y dejar impregnada su saliva.

 

TE RECOMENDAMOS: 7 tips para cuidar la higiene de los artículos del bebé

 

 

 

 

Muchos papás, al notar el contacto que su bebé tiene con este objeto, suelen lavarlo recurrentemente. Se recomienda que si se lava, el pequeño no lo vea, pues para él su objeto de apego tiene emociones y sentimientos, y meterlo a la lavadora o tallarlo podría significar dolor.

 

En raras ocasiones, el pequeño podría elegir otro objeto de apego, pero jamás se le debe obligar a cambiarlo. En dado caso que el objeto se pierda, el niño experimentará mucha tristeza, y el tiempo en que elija otro objeto puede ser muy variable.

 

La edad en que un bebé empieza a apegarse a un objeto puede ser desde los 4 meses hasta los 6 años, aunque hay niños en los que dura 1 o 2 años más. No se le debe obligar a dejar el objeto. Poco a poco irá dejándolo hasta no traerlo más.

 

El objeto de apego es parte de una etapa adorable en los niños. Disfrútala junto a él y tómale muchas fotos con su primer mejor amigo.

 

NO TE PIERDAS: Lo que nadie te dice de los peluches