Categories
Así Crece

Mi hijo me desafía

¿Tu hijo te desafía todo el tiempo? Podría ser más que un capricho. Conoce el trastorno de oposición desafiante.

¿Tu hijo te desafía todo el tiempo? Podría ser más que un capricho. Conoce el trastorno de oposición desafiante.

A todos los papás nos ha pasado: un buen día, nuestros hijos se despiertan con el pie izquierdo y se dedican a hacer berrinche y a desobedecernos en todo, pero tenemos la esperanza de poder controlarlos con algo. Sin embargo, hay niños con los que no se puede lidiar en absoluto, y parece que nos llevan la contraria a propósito. Si tu hijo es así, podría tener el trastorno de oposición desafiante.

 

Un niño con este trastorno es frecuentemente hostil, desobediente para cualquier cosa que se le pida y desafía a las figuras de autoridad: padres, maestros y adultos en general.

 

Según estudios, el trastorno de oposición desafiante se presenta más en niños que en niñas, y es más común en pequeños de 8 años, aunque puede manifestarse desde la etapa preescolar. Las cifras señalan que al menos el 20% de la población lo padece y se debe a la combinación de factores biológicos y psicosociales.

 

Algunos expertos opinan que este trastorno también puede derivarse de sesgos o prejuicios raciales, culturales y de género, que causan estrés en el niño y que por eso tienda a rebelarse.

 

TE RECOMENDAMOS: ¡S.O.S. del manejo de berrinches!

 

 

 

 

Los síntomas

más comunes son: desobediencia activa y de forma abierta a peticiones de adultos, expresiones de ira, venganza y resentimiento, discusiones, culpa a otros por sus propios errores, no tiene amigos o son poco duraderos, problemas en la escuela y susceptbilidad a molestarse facilmente.

 

Para descartar una posible etapa de comportamiento normal infantil, esta etapa no debe durar más de 6 meses. En caso de que prosiga, lo más seguro es que tenga el trastorno de oposición desafiante. Esto se reflejará mucho en qué tanto puede socializar o si tiene problemas escolares constantemente.

 

Los niños con comportamiento desafiante deben ser evaluados por un psicólogo o psiquiatra de manera oportuna para evitar otro tipo de patologías como trastornos de ansiedad, bipolaridad, depresión, hiperactividad, trastornos de aprendizaje o drogadicción.

 

Recuerda consultar con su pediatra cualquier comportamiento extraño que pueda presentar tu hijo. Así procurarás que crezca sano y feliz.

 

NO TE PIERDAS: 5 tips para negociar con tus pequeños