Categories
Así Crece

¿Qué hacer cuando mi hijo muerde en el colegio?

Cuando un niño muerde, es posible que esté pasando por un problema emocional para llamar la atención. Conoce las causas del comportamiento de los niños que muerden.

Cuando un niño muerde, es posible que esté pasando por un problema emocional para llamar la atención. Conoce las causas del comportamiento de los niños que muerden.

Foto: Pinterest

El comportamiento de morder en niños pequeños es motivo de preocupación tanto para los  padres como para los cuidadores de los niños. Pero, ¿por qué tienen los niños este comportamiento?

A través de la boca los bebés se relacionan con el mundo exterior, exploran las cosas y objetos en ella, por lo que muchos consideran que morder es una fase normal en el desarrollo para los bebés y niños de hasta dos años de edad. Una vez que cumple un niño los 3 años, sin embargo, el morder podría indicar otros problemas de comportamiento, especialmente si son frecuentes estos incidentes.  

 

Foto: Pinterest

En ese proceso de aprendizaje, algunos niños muerden para saber qué pasa o para llamar la atención sobre algo o alguien o para descargar la frustración.

De acuerdo con Lesia Oesterreich, autor de Biting hurts, "los niños de hasta tres años de edad muchas veces no disponen del lenguaje necesario para controlar alguna situación o sus intentos de comunicarse no se entienden o no se respetan. Es por ello que el morder llega a ser un modo poderoso de comunicarse, controlar a otros y su ambiente".

También, indica que el morder demuestra la autonomía del niño y una manera rápida de obtener un juguete o llamar la atención.


¿Qué hay que hacer para que el niño deje de morder?

1. Si tu niño ha mordido a otro, comprueba que ambos se encuentran en perfecto estado y sepáralos.

2. Mantén la calma y explícale a tu hijo de las consecuencias de morder. Por ejemplo, ?La niña o el niño está llorando porque le has hecho mucho daño?.

3. Míralo a los ojos y sé firme cuando le llames la atención.

4. Cuando tu niño esté calmado, trata de reproducir la situación que ha originado la agresión dándole una alternativa a la mordida. Dile: 

¿Qué puedes decir si la niña ha tomado  tu juguete? ?Me lo das, por favor?. Si el conflicto no se soluciona, siempre debes hacerle saber que puede acudir a un adulto o con su maestra del colegio.

5. Con este tipo de alternativa que se le de al niño que muerde, se está formando de diálogo para que la próxima vez el niño comprenda que el comportamiento de morder no está bien y que está haciendo daño a otro niño.

6. También, para disminuir que el niño muerda, es importante enseñarlo a esperar cuando quiera algo y a utilizar la negociación con hermanos o iguales para conseguir lo que se quiere.

7. Enseñarle a ceder a veces o repartirse el objeto por tiempos, sin hacerle daño a su compañerito del colegio o con sus hermanos.  
 
Recuerda que ante una agresión, no actúes de forma exagerada. Trata de que el niño no reciba una atención excesiva, ya que hay pequeños que buscan estas reacciones. Lo mejor es que seas  firme y actúa con tranquilidad.