Categorías
Así Crece

No lo obligues

Nunca lo obligues a comer, ya que podría relacionar los alimentos con un castigo, algo ?malo? o ?no deseado? y provocar consecuencias negativas en su relación con la comida.

Nunca lo obligues a comer, ya que podría relacionar los alimentos con un castigo, algo ?malo? o ?no deseado? y provocar consecuencias negativas en su relación con la comida.

No te equivoques

Tu nene es el único que sabe si tiene hambre o no. Esto posiblemente va en contra de lo que hemos aprendido, porque nos han enseñado que los papás son quienes deben controlar lo que comen sus hijos. Quizá por eso, los padres, cometen muchos errores a la hora de alimentarlos.

Lo que más rechazan 

Los alimentos que generalmente no quieren los niños son las frutas y verduras, «pero esto casi siempre es por culpa de los papás, ya que un niño no puede comprar sus propios alimentos», advierten los especialistas. El gusto por las frutas y verduras «se educa desde la alimentación complementaria. Si añades a su dieta alimentos con mucha sal, azúcar, refrescos, chocolates, etc., esto hará que no le agraden las frutas ni las verduras, ya que son más insípidas».

Tips 

1. No lo fuerces cuando no tenga apetito. Las ganas de comer llegarán una vez que su cuerpo lo pida. Respeta su decisión. 

2. No dejes que coma a deshoras. Debes establecer horarios para comer y si no lo hace durante ellos tendrá que esperar a la próxima comida. Y no te preocupes, no morirá de hambre. 

3. No lo premies con dulces si come bien.

4. Alimentarnos es necesario para estar sanos, no es una actividad que merezca recompensa. Los dulces son parte de una comida completa, pero no deben usarse como premio o sustitución de otro alimento. 

5. No lo obligues a comer lo que a ti te gusta sin haberlo acostumbrado antes a ese tipo de alimentos desde temprana edad. 

6. No quieras que tome la cantidad que un adulto consume.

Equilibrio, lo más importante

Como papás decidan el qué, cuándo y dónde de los alimentos que le ofrecerán a su hijo. Es importante establecer una estricta disciplina y horarios, porque no es bueno dejar que coman lo que quieran y cuando lo deseen. No olviden que los niños deciden si comen o no y qué cantidad de alimentos requieren. Un pequeñín que goza de buena salud, come solamente lo que necesita.