Categorías
Así Crece

Amor chiquito… ¿qué hacer si tu niño está enamorado?

Reír, reprender, ignorar… ¿qué hacer si tu niño está enamorado?

Por Jessica López Cervantes

No siempre ocurre, pero que un pequeño de cinco años te diga “tengo novia” es una de las muchas expresiones de la maduración psicosexual que tienen lugar en la infancia. Es un hecho natural y frecuente, muy importante para el desarrollo humano, pues abre la puerta a la educación de las emociones y al manejo de los sentimientos. Cuando hablan de su primer amor, en realidad están solicitando ayuda para manejar sus afectos, para reconocerlos, aceptarlos, vivirlos y compartirlos, argumenta Vanessa Fernández, psicóloga clínica. Por eso, papá y mamá deben adoptar una actitud respetuosa, atenta y abierta. Te compartimos estos tips para resolver tal etapa de tu pequeño.

LA RAZÓN DE SU AMOR

A esta edad empieza a resolverse el llamado complejo de Edipo, por el cual, entre los dos y los cuatro años, los niños se enamoran de mamá y las niñas de papá (en cuyo caso hablamos del complejo de Electra), al grado de decir que les gustaría casarse con ellos y rivalizar con el otro padre.

Sin embargo, según Freud, autor de esta teoría, los pequeños viven, paralelamente al amor romántico por sus padres, un temor inconsciente a las represalias por sus sentimientos, del progenitor del mismo sexo, lo cual los hace resignarse a que ese “amor” es sencillamente imposible y los obliga, cerca de los cinco o seis años, a desplazar sus sentimientos amorosos hacia otros objetos más “viables”, como los niños o las niñas de su edad, explica Mariant Pérez Viscaya, especialista en psicología del desarrollo.

Amor chiquito... ¿qué hacer si tu niño está enamorado?
iStock

LO QUE TE TOCA HACER:

  1. Escucha con atención cuando te hable de su “novio” o “novia”, según sea el caso, sin juicios ni reproches.
  2. Muestra un sincero, pero discreto agrado, ante el hecho de que alguien de sus amiguitos sea su preferido o preferida para jugar, platicar, esperarse y compartir golosinas y secretos.
  3. Háblale a grandes rasgos de cómo varía el comportamiento de los novios en las diferentes edades y dile que seguramente él o ella vivirá todas las diferentes etapas, pero a su debido tiempo.
  4. Apóyalo si “su amor” lo ha dejado o prefiere a otro. Esta decepción podría afectarlo en su autoconcepción.
  5. No te burles ni niegues que tiene “novio” o “novia”. Si comentas que “no está en edad” para ello, tu hijo se sentirá avergonzado y perderá confianza para comunicarse contigo.
  6. No le preguntes por su “novia” o “novio” ni le digas a los demás miembros de la familia, y menos en su presencia (limítate a lo que tu niño quiera contarte en el momento en que él lo decida).
  7. No resaltes la situación ni expreses “ay, los niños de ahora”, o “esta niña me preocupa”. Una reacción moderada es más útil y no interfiere con su sano desarrollo psicosexual.
  8. Sé clara y no le des muchas explicaciones. Si tu hijo te hace preguntas sobre amor o sexo, entiende bien su pregunta y dale respuestas sencillas y claras que no le creen confusión.

SU INOCENTE AMOR

Su enamoramiento es distinto al de los adultos: el romance es una fantasía, una conducta de imitación, un juego simbólico en el que ser novio de alguien sirve para mostrar afecto o preferencia hacia cierta persona en especial. No necesita ser correspondido; incluso es feliz siendo “novio” o “novia” de alguien que ni siquiera sabe de esa supuesta relación. Esto es porque no segregan las sustancias químicas que regulan la atracción física, lo cual les impide comprender bien a bien el fenómeno de elección mutua que sí se produce en el noviazgo adulto. Por eso no debe sorprenderte ni preocuparte que tu niño o niña grite a los cuatro vientos que tiene por ahí un romance. Tampoco debe inquietarte el hecho de que se dé la mano o besos superficiales con su “pareja”, pues desde su punto de vista, el asunto es serio y le permite sentirse grande.

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE FEBRERO