Categorías
Así Crece

¿Para qué sirve un nebulizador?

Ayuda a tu pequeño a sentirse mejor cuando padece alguna enfermedad respiratoria con un nebulizador.

Ayuda a tu pequeño a sentirse mejor cuando padece alguna enfermedad respiratoria con un nebulizador.

Existen varios factores ambientales que pueden provocar en los pequeños infecciones en las vías respiratorias o aseverar algunas enfermedades pulmonares. Es en algunos de estos casos que escuchamos decir al pediatra que nuestro pequeño debe usar un nebulizador.

 

Este dispositivo es un elemento muy sencillo, compuesto por un recipiente de agua que mediante diferentes sistemas, se evapora y pasa a formar parte del aire de la estancia en la que lo tenemos colocado. Con él vamos a mejorar la humedad de la estancia y a favorecer que el aire sea menos agresivo para las vías respiratorias de un pequeño.

 

TE RECOMENDAMOS: La lactancia protege a tu bebé de enfermedades respiratorias

 

 

 

 

De esta manera, los nebulizadores ayudan a mejorar ese ambiente mediante el aumento de la humedad, lo que también se traduce en un menor riesgo de que los microorganismos causantes de infecciones respiratorias proliferen.

 

Además, permite que el aire no sea tan seco, lo que evita que el aire produzca irritaciones en la garganta y la piel. Los resfriados también se logran reducir (sus molestias) si la humedad está entre el 40 y el 60%.

 

Existen varios tipos de nebulizadores, ya sean de vapor frío, caliente o ionizadores, los cuales siempre deberán colocarse en la habitación de un niño pero lejos de su alcance, por ser aparatos eléctricos.

 

NO TE PIERDAS: Cómo prevenir el asma