Categories
Así Crece

La pequeña gimnasta mexicana con Síndrome Down que está revolucionando el deporte

¡Es todo un ejemplo de vida!

¡Es todo un ejemplo de vida!

La pequeña Bárbara Bibi Wetzel nació en diciembre de 2003, los doctores le dijeron a su mamá,  Mónica Aguilar, que su hija padecía de hipotonía, un trastorno que debilita el tono muscular. Los expertos le comentaron que este padecimiento es muy común en los niños con síndrome de Down y le recomendaron llevarla a terapia física para ayudarle a desarrollar sus músculos y motricidad. ?El problema es que una vez que comenzó a caminar, la terapia terminó?, comenta Aguilar. ?Me dijeron que lo demás, correr, saltar, o hacer otras cosas, lo aprendería con el tiempo. No quise dejarlo a la suerte?.

 

Así fue como la llevó a clases de gimnasia y ballet desde los tres años de edad. ?No duró mucho en el ballet porque cuando estaba en la barra lo único que quería era dar vueltas sobre ella. Los maestros me dijeron que esa era señal de que prefería la gimnasia. Desde entonces, puedo contar con las manos los días que no ha querido ir a clase?.

 

La pequeña Bibi, residente de Coatzacoalcos, Veracruz, comenzó a participar en competencias regionales desde los cinco años. A los nueve años, en 2013, ganó una medalla de oro por su rutina de piso en el torneo nacional Copa Allianz-Gilling en Cancún.

Durante un año, Bibi se preparó para el Campeonato Mundial del Down Syndrome International Gymnastics Organization, celebrado en Italia en noviembre de 2015. Como lo hace ahora, la niña entrenó siete horas de lunes a viernes y tres horas en sábados y domingos. El resultado: tres medallas de oro y el título de campeona mundial en la categoría junior. Unos meses después, en abril, la organización de Olimpiadas Especiales la invitó a participar en su comercial del Día del Padre. El video, publicado el 14 de junio en la cuenta de Facebook de la organización, registra más de 250.000 reproducciones en dos semanas. Y las competencias y premios ¡siguen!