Categorías
Así Crece

Su perro fue la mejor terapia contra las pesadillas de un niño con autismo

Tupper y Lego se han vuelto inseparables.

Tupper y Lego se han vuelto inseparables.

Tupper Dunlop es un pequeño que sufre autismo y vive en Winnipeg, Canadá. Cuando tenía 2 años, no hacía contacto visual, ni respondía a su nombre, ni se comunicaba verbalmente. Además, tenía otro gran problema, sólo podía dormir un máximo 45 minutos ya que cada que intentaba dormir, sufría de muchas pesadillas que hacían que tuviera periodos muy cortos de sueño, llantos y gritos.

 

Pero llegó Lego, un labrador retriever que trabaja como perro del servicio del autismo. ?La idea de un perro de servicio para Tupper provino de su amor por los animales?, dijo su madre, Nancy Dunlop. ?Tuvimos un amigo que vino con su perro y Tupper se la pasó jugando a buscar y perseguir, y estaba muy feliz y emocionado. Esto reforzó la idea de que un animal podría ser un buen apoyo para Tupper y podría alentarlo para relacionarse con los demás ?

 

El pequeño de 3 años se ha vuelto más tranquilo, habla más y puede hacer cosas normales como ir de paseo con su familia. Todas las noches se acurruca con Lego en la cama y duerme ya en calma.