Categories
Así Crece

¿Por qué una forma de disciplina funciona con algunos niños y con otros no?

Si has intentando una técnica de crianza que usó tu vecina y no te funcionó con tu hijo?¡la respuesta es ésta!

Si has intentando una técnica de crianza que usó tu vecina y no te funcionó con tu hijo?¡la respuesta es ésta!

Cuando somos papás, los berrinches están a la orden del día y no faltan amigos o familiares que te brinden la solución para eso o para que tu peque sea más ordenado, responsable, tolere la frustración, entre otras cosas. Pero de pronto, te das cuenta que seguiste al pie de la letra las indicaciones, pero no funciona con tu peque y la razón es la siguiente.

 

Primero debes comprender las motivaciones particulares de su hijo, puesto que un error común dar una recompensa sin querer, al intentar imponer un castigo. Por ejemplo, un niño que adora ser el centro de atención puede percibir los gritos e incluso el castigo físico como un refuerzo positivo del comportamiento que se pretende corregir, pero sí funciona con niños más introvertidos.

 

Los niños también poseen cualidades cognitivas diferentes. Un niño con poca capacidad de concentración

y memoria requiere de una recompensa o castigo inmediato para que tenga efecto.

 

El profesor Mark Dadds de la Universidad de Sydney ha trabajado con niños que a pesar de haber recibido una buena educación y el cariño de sus padres, no responden ante ninguna medida disciplinaria. Por ello, comenta que debemos tomar en cuenta la personalidad de los niños y determinar la forma de educarlos, y para ello es bueno buscar un especialista.

 

Así que no debemos asumir que porque algo haya funcionado con su hijo, vaya a tener el mismo efecto con el de su vecino, ya que la misma táctica que mejoró el comportamiento de un niño puede empeorar el de otro.