Categories
Así Crece

Centro educativo brinda un programa especial para pequeños con TDAH, autismo y depresión

El objetivo es integrar a la sociedad personas con autismo, depresión y trastorno de déficit de atención.

El objetivo es integrar a la sociedad personas con autismo, depresión y trastorno de déficit de atención.

Anualmente, nacen 25 mil niños con algún tipo de autismo en nuestro país y hay 4 millones de mexicanos que padecen depresión, la quinta parte de manera profunda. Además, el 6% de la población entre 5 y 16 años sufre TDA.  

 

La psicóloga Konny Pérez Espino se enteró por un diagnóstico médico que su marido tenía Esclerosis Múltiple. Entonces, hace 15 años, la esperanza de calidad de vida para personas con esta enfermedad era mínima, así que ella con sus propios medios empezó a estudiar y buscar alternativas que la ayudaran a rehabilitar a su esposo desde el área neurológica en conjunto con otras 4 áreas que hicieron una diferencia en su tratamiento. Así nació el centro Talitá Kum, cuyo significado en Arameo es ?levántate?. Desarrolló este sistema que, literal, levanta a los pacientes y le permite fijarse objetivos a generales y específicos, con unos altos niveles de éxito.

 

Kony creó un programa que se enfoca en distintas áreas al mismo tiempo: comportamiento, lenguaje y comunicación, neuromovimiento, organización emocional y aprendizaje. Talitá Kum se especializa en atender a pacientes con tres problemas principales: Autismo, TDA y Depresión. Cada uno de ellos, pasa por un proceso de evaluación y con base en ello se crea su Talitá Kum con objetivos mensuales y semanales y se practican tres valores principales como parte del programa que son la humildad, sencillez y agradecimiento.

 

El objetivo es ayudar al paciente a entender y reconocer su condición, ubicarlo desde la humildad para hacerlo consciente y que mejore su calidad de vida. Apoyar al paciente a integrarse o reintegrarse a su entorno con sencillez acompañándolo en el trabajo diario, tener agradecimiento al poder experimentar cambios tan palpables en su tratamiento y vivir otra forma de vida todos los días.

El centro Talitá Kum, por las mañanas, ofrece un programa escolar apegado a la Secretaría de Educación Pública; y por las tardes, cada uno de sus alumnos, cobijados por un grupo de expertos en distintas áreas, se apega al programa terapéutico, cuya extensión puede variar según sea el caso: desde seis meses hasta dos años.