Categorías
Así Crece

Protégelo del frío

Te decimos cómo disfrutar de esta temporada invernal sin poner en peligro la salud de tu tesoro.

Te decimos cómo disfrutar de esta temporada invernal sin poner en peligro la salud de tu tesoro.

Dentro de casa 

La temperatura en casa durante el invierno debe rondar los 23 o 24 grados. Tanto en la casa como en la calle lo mejor es vestir al bebé con capas pero, sin abusar. Cubrirlo con un comando únicamente no es recomendable pues aunque es una prenda muy abrigadora, también es muy voluminosa y no permite moverse con soltura; sin embargo, vestirlo con capas te da la ventaja de comprobar su temperatura para añadir o retirar algunas prendas. Y al cambiar de pañal, evitar que esté completamente desnudo y pase frío.

¿Cómo sé si tiene frío? 

Los pequeños (sobre todo los recién nacidos) casi siempre tienen los pies fríos, por eso hay que ponerles calcetines. Los lugares más adecuados para saber su temperatura corporal son la nuca, la frente y el cuello. Por lo tanto, bastará con que toques esas zonas, y si están calientes y sudadas, o frescas, actuar en consecuencia. Debes estar atenta a sus mejillas para quitarles alguna prenda si observas que se ponen rojas.

Las calefacciones

Tanto éstas como los aires acondicionados tienden a resecar la piel y las mucosas. Por eso, si la casa, y en particular la habitación es muy seca, no está de más colocar recipientes de agua sobre las calefacciones o, mejor aún, contar con un humidificador. Si la piel del pequeño se cuartea o está enrojecida, usa una crema para bebés.

El baño

En invierno se recomienda un baño corto de menos de diez minutos, en agua tibia y en un ambiente de unos 24 grados (o un poco más). Si el baño está muy frío, no es mala idea calentarlo unos minutos antes con un calefactor. Y si se puede, poner su toallita y pijama sobre una fuente de calor para que el cambio de temperatura del nene no sea drástico. Pero ten cuidado de que la ropa no se caliente demasiado.

El cuarto del bebé

Por la noche su habitación no debe estar muy caliente, la teperatura tendrá que oscilar entre los 20 y 22 grados. Lo ideal es que duerma con una pijama calientita que le cubra los pies, eso es mejor que taparlo con mantas gruesas (los bebés se mueven demasiado y terminan destapándose). Se sugiere estar atenta a la dinámica del pequeño por la noche. Lo más recomendable es ponerlo en un saquito de dormir, de esta manera evitarás que se destape o, incluso, que se cubra la cara.

Fuera de casa 

Los niños más pequeños necesitan una capa más de ropa que nosotros los adultos. Es importante evitar salir a la calle a primera y última hora del día, cuando más frío hace. Los bebés menores de dos años son los más susceptibles a sufrir hipotermias y congelación, así que si el paseo en el parque es sólo un breve momento, todo irá bien. Pero sentarte a pasar la tarde en un día gélido no es muy aconsejable. Si el nene es menor de seis meses es mejor quedarse en casa. Un día de lluvia, nieve o viento frío no invita a pasear y tampoco es pertinente arriesgarse. Pero si es un día de invierno normal, un paseo por el parque para cambiar de aires no tiene por qué ser perjudicial.

Prendas para que la piel respira

Las de algodón y lana son las mejores. No olvides los guantes, calcetines gruesos y gorros, pues los bebés pierden mucho calor por la cabeza, recuerda que a esta edad no tienen mucho pelo. Las bufandas no son recomendables, ni las prendas de cordones cerca del cuello, porque pueden sufrir un accidente.

Señales de alerta

Si durante el paseo sus labios adquieren un tono azulado y su nariz, punta de los dedos u orejas están pálidas, entonces estará pasando frío. Si su nuca está caliente o sudorosa, sus mejillas sonrosadas, si tiene un sarpullido en el pecho o en su pancita, indica que está acalorado. Otra señal que debes tener en cuenta es si de pronto se nota sobreexcitado o letárgico, pues son signos de estar incómodo por calor o frío. A los niños se les puede resecar y quebrar los labios como a los adultos. Para prevenir la sequedad, puedes ponerle un poco de vaselina neutra antes de salir de casa. Si su piel está reseca o tiende a estarlo, aplícale una crema hidratante previo a salir a la calle.

Foto: SHUTTERSTOCK