Categories
Así Crece

Los niños están desconectados…pero de la naturaleza

Conoce qué es el trastorno por déficit de naturaleza en los niños y cómo puede afectar en su desarrollo.

Conoce qué es el trastorno por déficit de naturaleza en los niños y cómo puede afectar en su desarrollo.

Cada día que pasa, los niños se encuentran más desconectados de la naturaleza. La razón es muy obvia: su contacto con la tecnología ha debilitado la relación que tienen con el exterior y han dejado de realizar actividades como deportes, paseos o simplemente explorar su entorno. A este fenómeno se le ha llamado trastorno por déficit de naturaleza y puede afectar en su desarrollo.

 

El trastorno por déficit de naturaleza (TDN) fue nombrado así por Richard Louv en su libro Last Child in the Woods (El último niño de los bosques), en el cual se plantea la necesidad de que los niños tengan un mayor contacto con el medio natural.

 

Por otro lado, el catedrático de Psicología Ambiental de la UAM, José Antonio Corraliza, asegura que el TDN es parte de un conjunto de problemas llamados enfermedades psicoterráticas, es decir, trastornos que tienen su origen en una deficiente o patológica relación con el entorno natural.

 

Corraliza propone que es necesario recuperar la ?memoria naturalista?: ?Lo verde no es una moda, sino una necesidad fruto de la nostalgia, ya que el agua, los animales y la vegetación forman parte del ecosistema donde hemos tenido éxito evolutivo como especie.?

 

El contacto de los niños con la naturaleza no sólo es favorable, también es necesario, pues les proporciona un entorno propicio para experimentar sensaciones primordiales para su desarrollo físico y emocional.

 

TE RECOMENDAMOS: Beneficios del contacto con la naturaleza en niños

 

 

 

 

 

¿Mi hijo tiene trastorno por déficit de naturaleza?

 

Cuando un niño tiene problemas de concentración, ansiedad, estrés e irritabilidad, además de que nunca sale a jugar y se la pasa frente a dispositivos electrónicos, es muy posible que esté sufriendo TDN.

 

Otros problemas que acarrea este trastorno son: obesidad, asma, hiperactividad y falta de vitamina D. Además, cuando tu hijo deja de tener contacto con el exterior, deja de generar defensas necesarias para combatir enfermedades infecciosas.

 

Para evitar este trastorno en tu familia, te recomendamos que hagan juntos actividades al aire libre: ir a caminar a parques o a un bosque, plantar un árbol, nadar en un río seguro o hacer campamento.

 

Algo muy importante es que tu hijo no lleve dispositivos móviles que lo puedan distraer cuando salgan a pasear. Tu peque necesita estar 100% conectado con la naturaleza.

 

Verás que tu hijo no sólo se sentirá mejor de ánimo y salud: también se divertirá muchísimo y descubrirá en la naturaleza a una gran amiga.

 

NO TE PIERDAS: Sembrar un árbol con tu hijo