Categorías
Así Crece

¿Qué hacer cuando tu hijo te desafía?

¿Qué hacer cuando tu hijo te desafía?

¿Sientes que tu hijo te lleva al límite? Calma, sólo significa que está experimentando.

Aunque tu hijo sea pequeño, lo mejor que puedes hacer al prohibirle o negarle algo es darle una explicación. Quizá tu hijo no comprenda el motivo de tu enojo o de la regla, pero lo más importante es que tengas buena actitud al hacerlo.

¿Qué hacer cuando tu hijo te desafía?

Tu hijo no necesita largos sermones para entender que está haciendo algo que podría lastimarle, él requiere que le expliques de forma sencilla: “cuando le pegas a tu hermanito, le duele y se pone triste, por favor, no lo hagas”.

  1. Da tu mejor ejemplo. Tu hijo actúa según lo que observa en casa, tu ejemplo y las explicaciones deben coincidir. Por ejemplo: ¿quieres que tu hijo entienda que no debe pegar, cuando tú le pegas?

  2. No lo dejes hacer lo que quiera. A pesar de que tu hijo haga un gran berrinche, no debes consentirlo en todo.

  3. Es difícil, pero trata de tener paciencia. Tu hijo necesita de ti que le inculques normas y valores.

  4. Siempre con amor. Hagas lo que hagas al momento de corregirlo, siempre hazlo con amor.

  5. No lo etiquetes. Nunca le digas a tu hijo frases como: “eres malo”, tu hijo se está formando una imagen de sí mismo y él se creerá todo lo que le digas. Cuida mucho tus palabras y sobre todo, los apodos o adjetivos que le pones.

  6. No dudes de ti. Si tu hijo percibe que tu orden es dudosa, la evitará. Muéstrate firme y asegúrate de que tu hijo cumpla lo que le pides.

  7. No prohibas todo. Las prohibiciones constantes limitan a tu hijo y se hará rebelde.

  8. Distráelo. Si no quieres que tu hijo algo en especial, distrae su atención, llévalo a otro lugar, ofrécele una opción diferente.

  9. No todo es no. Toma medidas para que evites decirle “NO” todo el tiempo, por ejemplo, quitar todo lo que se pueda romper en tu casa…

  10. Dile palabras alentadoras. Cuando tu hijo haga algo bien, felicítalo y así con cada uno de sus avances. Muestra tu orgullo y felicidad honestas sin caer en exageraciones.

Evita a toda costa esto:

  • Avergonzar, ridiculizar y culpabilizar ya que se quedarán como una huella que lo atormentará por toda su vida.
  • Nunca le digas eres: “malo”, “tonto”, “torpe”, “inútil”…
  • Evita los enojos que duren más de unos minutos.
  • Nunca le hagas sentir que “no lo quieres”.

Cuando se trata de disciplinar a tu hijo, no castigues a su persona, sino sus acciones y ten en mente de que siempre debes apoyar sus cualidades.

¿Frecuentemente le dices a tu hijo «no»?

Mira cómo ayudarle a tu hijo a seguir instrucciones

Meditar ayuda a tu hijo a concentrarse más