Categorías
Así Crece

¿Qué hacer en caso de quemaduras?

Los peques son muy susceptibles a sufrir quemaduras en casa. Aquí te decimos cómo actuar si tu peque sufre un accidente de este tipo.

Los peques son muy susceptibles a sufrir quemaduras en casa. Aquí te decimos cómo actuar si tu peque sufre un accidente de este tipo.

Las quemaduras se clasifican según su gravedad en primero, segundo y tercer grado. Las quemaduras de primer grado son las más leves ya que suceden en la capa superficial de la piel. Producen un poco de dolor, inflamación (hinchazón) y enrojecimiento sin ampollas. Por lo general se curan en poco tiempo.

 

Las de de segundo grado, son más serias porque involucran otras capas de la piel más profundas. Provocan ampollas, dolor agudo y enrojecimiento. Su tiempo de curación es mínimo de 3 semanas. Aquí existe el riesgo de que se infecte y es importante supervisión médica.

 

Las más graves son las de tercer grado, pues incluyen todas las capas de la piel y el tejido subcutáneo. Este tipo hace que la superficie de la piel se vea muy seca. Es posible que no se sienta dolor al principio porque los nervios se han dañado. El tiempo de curación depende de la gravedad de la quemadura.

 

Si tu bebé o pequeño sufriera una quemadura, observa estos signos y busca atención médica de inmediato, principalmente si la quemadura cubre más del 10% del cuerpo, si proviene de fuego, electricidad o químicos y si se ve infectada. Es importante que NO apliques hielo ni agua fría. Lo que se recomienda es cubrir el área afectada con una toalla o tela limpia hasta que reciba atención especializada.

 

Si la quemadura es menor o de primer grado, debes retirar al bebé de la fuente de calor. Echa un poco de agua fresca, no helada sobre la herida y sostén una compresa fría sobre la quemadura por 3 a 5 minutos. NO apliques hielo, ni aceite, ni mantequilla, ni talco en la herida. Estos remedios solo empeoran el daño.
En caso de que la quemadura sea con fuego, haz que el bebé ruede sobre su cuerpo para apagar la llama y cúbrelo con una manta. Llama de inmediato al número de emergencia médica.

 

Si la quemadura es eléctrica, antes de tocar al bebé, aléjalo de la fuente de electricidad para que tú no vayas a recibir una descarga eléctrica. Si es por químicos enjuaga el área con bastante agua por más de 5 minutos. Si tu bebé ingiere alguna sustancia o se come algún objeto como baterías que pueden causarle quemaduras internas, llama sin esperar al número de emergencias de tu localidad.

 

Por supuesto, las prevención es el arma más poderosa para evitar estos accidentes. Aleja a los pequeños de la cocina para que no estén expuestos a las estufas calientes, al agua caliente o al fuego. Las velas, los encendedores y otras fuentes de fuego y calor (como bebidas calientes) deben mantenerse fuera del alcance de los pequeños.

 

Así mismo, debes comprar cubiertas protectoras para las tomas eléctricas que tengas en casa, debes guardar los químicos y las sustancias peligrosas en un lugar fuera de su alcance, y no uses planchas y pinzas para el pelo cuando haya pequeños alrededor. Si los usas, desconéctalos de inmediato y guárdalos en un lugar seguro.