Categories
Así Crece

¿Qué hacer en caso de picaduras de insectos?

Aunque las reacciones alérgicas son poco frecuentes, los niños siempre están expuestos a ser picados.

Aunque las reacciones alérgicas son poco frecuentes, los niños siempre están expuestos a ser picados.

Existen diversas leyendas urbanas sobre remedios caseros para aliviar las molestias de una picadura de animal. Los expertos comentan que las más comunes son aplicar orina, barro o pasta de dientes a una picadura, pero esto no alivia el dolor, sino que empeora el picor y pueden provocar infecciones. Entre los remedios caseros de limitada utilidad se encuentra el vinagre y el agua salada para lavar la zona que haya estado en contacto con medusas, o el hielo, que es antiinflamatorio, tiene un ligero efecto anestésico y vasoconstrictor. Te decimos las recomendaciones de los expertos para prevenir y aliviar las picaduras en los niños:

 

Mosquitos

Los repelentes de mosquitos en spray o loción están recomendados a partir de los dos años de edad. Cuando son más pequeños, conviene evitar estas lociones porque su piel es muy sensible y todavía se está desarrollando. La única prevención posible a esa edad son mosquiteros y ropa de manga larga. A partir de los dos años se pueden usar repelentes o bien el citriodiol, también para mayores de dos años, que resulta efectivo contra mosquitos y moscas, pero solo dura cuatro horas, por lo que conviene usarlo cuando vayamos a estar expuestos.

 

Abejas y avispas

El riesgo de una reacción alérgica grave (anafilaxia) por picadura de avispa o abeja es menor al 1% y se sabe hasta que sucede. Según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica, el riesgo por anafilaxia afecta más a niños que a adultos. Primero se debe revisar si se ha quedado el aguijón clavado, retirarlo, lavar suavemente con agua y jabón y aplicar hielo porque es antiinflamatorio. El amoniaco solo alivia si se aplica en el mismo momento de la picadura. Dependiendo de la reacción se recomienda antihistamínico en pastillas y corticoides en crema, y no se deben usar  antihistamínicos tópicos para niños porque son fotosensibilizantes y pueden provocar manchas, eritemas y ampollas.

 

Pulgas o garrapatas

Aunque las garrapatas suelen colonizar más a los animales que a las personas, conviene prevenir para evitar la transmisión de bacterias por su mordedura, que puede provocar la enfermedad de Lyme en el ser humano. El mito de usar aceite o vaselina ?para ahogar? a la garrapata no tiene ninguna base científica, no funciona y lo único que hace es aumentar el riesgo de inoculación del material infeccioso. Por eso si ha mordido a un niño, lo mejor es acudir al médico para que retiren la garrapata correctamente y descarten el contagio por bacterias.