Categories
Así Crece

La regla de los 10 minutos para niños

Descubre una técnica para que tus hijos sean más ordenados y terminen sus deberes a tiempo.

Descubre una técnica para que tus hijos sean más ordenados y terminen sus deberes a tiempo.

Dicen que el tiempo es oro, y es muy cierto. Ahorrar tiempo y cubrir nuestras actividades diarias nos llena de satisfacción al final del día. Es por eso que es muy importante enseñarle a nuestros hijos a ser ordenados con los horarios y concluir cada una de  sus actividades de forma exitosa.

 

Sin embargo, hay ocasiones en que se nos dificulta terminar cosas y las dejamos pendientes. Las vamos postergando y puede que nunca las realicemos (tales como cambiar un foco, llevar ropa a la tintorería o ir a pagar facturas atrasadas). Si a nosotros nos cuesta un poco, a los niños les puede resultar más difícil, pues suelen distraerse de forma natural.

 

Para poder acostumbrar a nuestros hijos a no postergar las cosas y concluir sus actividades de forma exitosa, hay una serie de estrategias que pueden ayudarlos. Una de ellas es la técnica de los 10 minutos, que consiste en dividir pequeñas tareas en segmentos de 10 minutos; así en una hora, una actividad que parecía enorme podría convertirse en 6 pequeñas y ser concluida con éxito.

 

Por ejemplo: si tiene tarea de español, matemáticas y ciencias, podrías dividir las tareas de esta manera: 10 minutos de lectura, 10 para ejercicios y 10 para contestar algún cuestionario. Si no termina en el periodo de 10 minutos, vuelve a comenzar con el ciclo. Así, estas 3 actividades podría concluirlas en un periodo de una hora.

 

TE RECOMENDAMOS: Claves para despertar a tus hijos temprano

 

 

 

 

Esta técnica también puede funcionar para distintas tareas del hogar, como sacudir, barrer el patio o ayudarte a lavar los platos. Si no termina, recuerda que puede hacer otra cosa y retomar nuevamente la actividad.

 

Es importante que no lo presiones para que termine exactamente en lo 10 minutos. Poco a poco tiene que tomar el ritmo y podrá hacerlo de manera independiente.

 

La técnica de 10 minutos también puede ser expansiva: conforme vaya creciendo tu pequeño, puedes ponerle tareas más complejas en un periodo mayor de tiempo: empezar a lavar su ropa u ordenar su ropero en un periodo de 20 minutos. Y así sucesivamente.

 

Esta técnica también la puedes ocupar tú para tus distintas tareas que te cuesta hacer: tomar determinado tiempo del día para realizar aquellas actividades que te cuesta hacer. Verás que te llenará de satisfacción haberlas concluido.

 

TE PUEDE INTERESAR: 7 tips para que tu niño sea ordenado