Categorías
Así Crece

¿Cuáles son los riesgos de no poner límites en la crianza?

Muchos padres creen que los límites coartan la libertad de los pequeños, pero las consecuencias pueden ser peores.

Muchos padres creen que los límites coartan la libertad de los pequeños, pero las consecuencias pueden ser peores.

Aunque la educación actual es más abierta y libre, es una realidad que los límites deben existir desde el principio de la crianza. Los niños necesitan límites para crecer y sentirse seguros y confiados y se ha comprobado que poner en práctica una educación demasiado permisiva y sin reglas puede afectar la adaptación del pequeño a su entorno, así como su desarrollo emocional.

 

Algunas de las consecuencias de ello son niños incapaces de adaptarse a los cambios, con una baja tolerancia a la frustración, un escaso autocontrol, inseguridades, miedo y una baja autoestima.  Los niños que crecen sin límites claros y precisos y que siempre logran todo lo que se proponen a costa de manipular a sus padres terminan convirtiéndose en niños rebeldes, agresivos, inadaptados, negativos y que tienen rabietas continuamente ya que no han aprendido a regular su comportamiento y adaptarse a los diferentes contextos como en el ámbito académico.

 

Los límites no tienen porqué restringir la espontaneidad y la libertad infantil, sino darles una guía en su desarrollo. Y obvio, se deben adaptar a la edad y el nivel de desarrollo de cada niño para evitar ser demasiados débiles o muy severos en su educación.