Categorías
Así Crece

Si estropea algo, ¡llora!

Es normal que los niños lloren. A veces lo hacen por sueño, otras porque les duele algo, otras como chantaje y otras? ¡porque rompieron su cuento favorito! ¿Es normal?

Es normal que los niños lloren. A veces lo hacen por sueño, otras porque les duele algo, otras como chantaje y otras? ¡porque rompieron su cuento favorito! ¿Es normal?

La mamá de Andrea, de 21 meses, nos cuenta que la bolsa de plástico que tenía la niña en la mano se rompió y ella se puso a llorar. Su madre dice que le ocurre cada vez que rompe algo sin querer. ¿Qué le pasa a Andrea? ¿Su temperamento es extremadamente sensible?

¿Por qué lo hace?

Este comportamiento suele tener lugar en pequeños muy exigentes. Les cuesta aceptar los errores y entienden que no pueden hacer nada mal. También puede ser que les asuste la idea de la pérdida: cuando se rompe algo hay que tirarlo y eso ya no está, desaparece.

¿Cómo actuar?

En el primer caso, el de los niños muy exigentes, resulta positivo explicarles que, aunque queramos hacer todo bien, en ocasiones no es posible y no somos peores por ello. Todos cometemos errores, y no es nada malo, ocurren y no pasa nada. Es difícil que a esta edad lo entiendan, así que mientras se lo explicamos los abrazaremos muy fuerte. En el segundo, habría que intentar hacerles entender que las cosas materiales se pueden sustituir, es decir, que si no es esta, tendrá otra bolsa.

Foto: Shutterstock