Categories
Así Crece

Qué es y cómo combatir el síndrome del príncipe destronado

La rivalidad entre hermanos es inevitable, pero se puede sobrellevar la situación

La rivalidad entre hermanos es inevitable, pero se puede sobrellevar la situación

Cuando estás por tener un segundo hijo, tu primogénito puede padecer el síndrome del príncipe destronado, que no son más que los celos que puede llegar a sentir por la atención que recibirá el recién nacido.

 

Sin embargo, el entorno familiar con respecto a la llegada del nuevo bebé es la clave para minimizar el impacto que tiene el hijo mayor.

 

SÍNTOMAS

Los celos, inseguridad e incertidumbre que puede presentar un niño o niña con la llegada de un nuevo integrante se expresan con una o varias de las siguientes maneras:

 

-Molestias físicas como dolor de cabeza o estómago

 

-Inquietud extrema

 

-Irritabilidad más de lo habitual

 

-Necesidad de atención

 

-Tristeza

 

-Desmotivación

 

-Regreso a etapas ya superadas (uso de pañal, chupón, negarse a comer solo y retroceso en el avance del lenguaje)

 

-Llanto frecuente y sin motivo

 

-Problemas para dormir

 

-Ignorar al nuevo bebé

 

-Agresión física al recién nacido

CÓMO COMBATIRLO

En el proceso de aceptación y adaptación a la llegada de un nuevo hermano, conviene anticipar los cambios que sentirá el pequeño:

 

-Evita decirle que su hermano o hermana jugará con él, debido a que la diferencia de edad, por corta sea, no lo permitirá

 

-Muéstrale fotos, ropa y juguetes de cuando él era pequeño

 

-Explicale que el bebé requiere atención y cuidados, pero eso no cambia lo que sientes por él

 

-Involúcralo en los cuidados para que se sienta motivado

 

-Evita castigos y molestarte cuando se comporte mal, derivado de los celos; pero debes corregir sus conductas inadecuadas

 

-Encuentra un punto medio entre firmeza y cariño

 

-Ignora las conductas inadecuadas derivadas de los celos, con ello se dará cuenta que no le sirven de nada

 

-Evita completamente las comparaciones

 

-Dedícale tiempo solo a él

 

-Evita lo más que puedas cambios importantes en su vida: como entrar a la guardería, dejar el pañal o el chupón, etc.

 

-Cuéntale las ventajas de ser el hermano mayor