Categories
Así Crece

Tecnología en niños ¿amiga o enemiga?

Muchos papás se preguntan si la tecnología es buena para los niños y en qué medida deben usarla. Aquí todas las respuestas.

Muchos papás se preguntan si la tecnología es buena para los niños y en qué medida deben usarla. Aquí todas las respuestas.

En la actualidad, es completamente normal ver a los niños pequeños haciendo uso de dispositivos tecnológicos, sobre todo cuando se trata de smartphones. Antes, la gran preocupación de los padres era que los niños estuvieran demasiado tiempo viendo la tele, o consumiendo algún tipo de programa no apto para su edad, sin embargo, el día de hoy la situación es completamente diferente. 

Tecnología para niños y más…

Hoy los videojuegos, tablets y teléfonos celulares, se han convertido en el foco de atención de menores que, sorprenden por  la rápida manipulación y adaptación a cualquier versión que se les proporcione. De hecho, en un estudio de Common Sense Media, realizado a niños entre 4 y 8 años, el 63% de ellos, los manejan sin ningún problema, y tan sólo entre los menores de dos años, su uso crece un 38% respecto al año pasado.

Ya sea como distractor, o como manipulador del llanto o simple consentimiento, la realidad es que la tecnología para niños puede alterar su desarrollo y salud. El mal uso de ellos puede provocar irritabilidad, cambios de carácter y problemas de ansiedad a la hora de dormir.

?Uno de los aspectos más preocupantes es que, la nueva generación denominada ?homelander? -nacidos en el periodo de los últimos 15 años- está acostumbrada al uso indiscriminado de estos aparatos debido a que son innatos tecnológicos, sin embargo, como padres, debemos encontrar un equilibrio perfecto para que no se convierta en un detonador de malas prácticas en la vida social?, comenta la especialista en educación y Directora General del centro SEDI para el desarrollo infantil.

Y es que, el uso infantil de la tecnología ha crecido del 8% al 40% en tan sólo dos años, situación que preocupa a los especialistas como la Dra. Graciela Vilchis, Psicóloga Infantil ?si al pequeño se le proporciona alguno de estos aparatos por un tiempo extendido, puede afectar el desarrollo de habilidades sociales, o disminuir su capacidad de resolución de problemas, por ejemplo, matemáticos. 

 

Foto: Pinterest

¿Cuántos no estamos acostumbrados a solucionar todo con el uso de apps o herramientas internas del celular? Estas enseñanzas se transmiten a los niños?. Esto trae como consecuencia la poca interacción Por la parte médica, la Academia Americana de Pediatría (AAP)

señala que el uso de pantallas en menores de 2 años puede desencadenar retrasos en el aprendizaje, incluso en el del idioma natal, además de que la luz que emiten estos dispositivos altera la secreción de sustancias como el cortisol o la melatonina. ?Es importante cuidar el uso de dispositivos, sobre todo en la noche, pues es cuando hormonas como la del crecimiento (HC) alcanzan su máximo nivel en menores de 10 años?, comenta Patricia de la Fuente, quien recomienda además, promover interacciones menos tecnológicas en la primera etapa de desarrollo de los niños pequeños.

De igual forma, sugiere algunos consejos para guiar a los padres respecto al buen uso de estos:

1. Es importante enseñarle al pequeño, que este aparato no es un juguete y que sólo puede usarlo por un momento. Siempre vigilado por un adulto.

2. La máxima exposición a estos dispositivos, debe ser de 15 minutos, evitando por completo su uso por más tiempo. 

3. Reforzar actividades al aire libre, dibujos, artes plásticas, esto cada vez alimentará más la imaginación y creatividad de los pequeños sin depender de un aparato electrónico.

4. No crear el hábito de darle al niño el libre uso de nuestro celular. Hay que recordarles que son de nuestra propiedad y que debe respetarlo.

5. Es de suma importancia verificar que las actividades sociales e interacción con otras personas, sea cordial y no réplica de lo que observa por medio de internet. Debemos asegurarnos no intentar saltarle etapas de diversión en las que seguro aprenderá de sus similares.

Fuente: Centro SEDI