Categorías
Así Crece

Los mejores tips para fomentar la lectura en los niños ¡con un cuento!

Un cuento antes de dormir es una gran herramienta para conciliar el sueño, pero cuando no queremos que sea así, te decimos cómo lograrlo.

Un cuento antes de dormir es una gran herramienta para conciliar el sueño, pero cuando no queremos que sea así, te decimos cómo lograrlo.

Leerles un cuento es la mejor forma de crear en los niños el hábito de la lectura y además estimula el desarrollo y aprendizaje y fomenta la comunicación con tu pequeño. Sigue esta guía y haz de un cuento tu mejor herramienta para convertir a tu hijo en un pequeño lector.

 

Para todas las edades

Hay libros adecuados para cada edad y la lectura puede comenzar como una narración pero siempre con la presencia de un libro para que asocie conceptos y adquiere este divertido hábito.

 

Cualquier momento es bueno para leer

Aunque puede ser una actividad que puedes hacer en la mañana o en la tarde, es la mejor herramienta para conciliar el sueño. Un cuento los relaja y cuando sean mayores sabrán que la noche será ese el momento de leer un libro y lo asocian con la hora de dormir.

 

Busca el momento perfecto

Evita las distracciones y que el pequeño no se encuentre muy agitado, así lograrás que se concentre en el historia y tú debes estar lista para olvidarte de un rato del celular u otras actividades pendientes.

 

Ponle un tono divertido

No se trata de sólo leer por leer, agrega gestos, cambios de voz y sonidos divertidos. Eso los hará tener toda tu atención y estar muy interesados.

 

Evita los detalles exagerados

Los pequeños no necesitan tantos detalles para entender, trata de hablar sencillo, con términos que ellos comprendan fácilmente.

 

Comienza por lo más sencillo

Al principio puedes usar sólo ilustraciones y tú inventar la historia, con el tiempo ya puedes leerle fragmentos que ellos podrán comprender y los cautive por completo.

 

Siempre con final lindo

El realismo no es muy bueno para los niños, las historias dulces y con final feliz siempre son las favoritas de los pequeños. En la infancia pues el niño está indefenso ante situaciones complejas y su seguridad radica en la visión del mundo que le transmitimos. El final feliz le permite dar por concluido el ciclo de la narración, tanto en términos afectivos como en los de su propia estructura mental.