Categories
Así Crece

5 tips para que no le gane a tu peque

Esto tips ayudarán a que tu peque tenga un mejor proceso entre dejar el pañal y que logre el control de esfínteres. ¡No te los pierdas!

Esto tips ayudarán a que tu peque tenga un mejor proceso entre dejar el pañal y que logre el control de esfínteres. ¡No te los pierdas!

Durante los primeros años de vida todos aprendemos sobre nuestros cuerpos y la manera de controlarlo. No es sencillo pero con el paso del tiempo logramos hacerlo. Por ello, puede normal que a un pequeño le gane la necesidad de ir al baño cuando está en el en el proceso de dejar el pañal, ya que debe practicar el control de esfínteres.

 

Se denomina control de esfínteres a la capacidad que tienen las personas de manejar la salida y retención de excremento y orina. Como mencionamos, es un proceso que normalmente se desarrolla en los primeros años de vida y que requiere de cierto entrenamiento. Si tu peque está en ese aprendizaje, estos tips los ayudará a lograrlo con tu apoyo.

 

1. Son los pequeños quienes dictan los tiempos para dejar el pañal y controlar esfínteres, a través de una maduración física, mental y emocional. Por ello no debemos apresurarlos ni presionarlos. Recuerda: es un proceso, así que dale la oportunidad de que lo lleve a cabo. Por lo general sucede entre los 21 y 36 meses.

 

TE RECOMENDAMOSDejar el pañal no es fácil

 

 

 

 

2. Es muy común que las niñas logren primero ir al baño solas. Tómalo en cuenta cuando tengas más de un hijo.

 

3. Acércalo paulatinamente al uso del baño y, de preferencia, usen uno de su tamaño para que no tenga problemas ni le imponga. Actualmente existen muchas alternativas en el mercado. También puedes motivarlo comprando con ropita interior de su agrado y optar por aquella hecha con material absorbente, pues si ocurre un accidente será más fácil limpiarlo.

 

4. Hazle comprender que la clave de todo está en reconocer y avisar sobre sus necesidades, tanto en casa como en la escuela si ya asiste al kinder. No importa si las primeras veces le gana, apóyalo con juegos o carreras para llegar a donde esté su baño.

 

5. Es importante prestar atención a las horas del día en las que hace del baño y llevarlo en esos momentos. Generalmente es después de comer para hacer popó y cada dos horas para hacer pipí. Esta frecuencia se debe ir alargando cada par de semanas. No se recomienda despertarlos por la noche para ir al baño, de tal manera que comenzará su cuerpo a habituarse a cierta rutina.

Recuerda que el proceso de control de esfínteres puede incluso llegar hasta los cinco años, así que mucha paciencia y práctica. No te vayas a los extremos, es decir, no lo regañes ni le gana del baño ni celebres efusivamente cuando lo logre, ya que así tu peque comprenderá que se trata de un aprendizaje como cualquier otro. ¡Buena suerte!

 

NO TE PIERDASMi hijo no puede ir al baño