Categorías
Así Crece

Cabeza en alto

Pasar ratos boca abajo ayuda a ganar fuerza y mejora la coordinación.

1. Fortalece el cuello: a partir del mes ya puedes probar poner boca abajo a tu bebé (nunca después de comer). Reposar sobre su barriga lo obliga a estirar el cuello al intentar levantar la cabeza. Al principio protestará porque no le gusta estar así (no ve nada), de modo que basta con dejarlo unos segundos, lo que aguante. Ve aumentando el tiempo poco a poco.

2. Tono muscular: una vez que se haya familiarizado con el ejercicio anterior, prueba balancearlo sobre un cilindro inflable de juguete o un cojín parecido, sujetándolo por las axilas. Esta posición le ayuda a extender la columna y adquirir el tono muscular necesario para darse la vuelta, girar o comenzar el gateo.

3. Arriba y abajo: a partir de los tres meses puedes acostar al bebé boca arriba y tomarlo de las manos como si fueras a levantarlo. Si has realizado los ejercicios anteriores con regularidad, tendrá suficiente fuerza en la espalda para que suba él solito la cabeza.

4. Girar el cuerpo: para poder gatear, el bebé tiene que aprender previamente a girar y a darse la vuelta. Estimúlalo llamando su atención con un juguete que le guste, especialmente desde uno y otro lado del cuerpo y aléjalo para que intente tomarlo estirando sus brazos.

Pasar ratos boca abajo ayuda a ganar fuerza y mejora la coordinación.

Categorías
Así Crece

¿Puede ser vegetariano?

Tofu, soya, germinados? ¿crecerá sano si come este tipo de alimentos?

Las dietas vegetarianas, lacto-vegetarianas (incluyen leche) y ovolacteovegetarianas (permiten leche y huevo además de vegetales) cubren las necesidades de bebés y niños siempre que estén bien diseñadas.Sólo las dietas restrictivas, como la frugívora (a base de frutas) o crudívora (apoyada en frutas y vegetales crudos), se han asociado con un deterioro en el crecimiento de los niños. Cuando llega el momento de introducir alimentos ricos en proteína, los peques vegetarianos pueden tomar tofu machacado o legumbres (en puré o tamizadas), yogur de soya o leche de vaca, yemas de huevo cocidas y queso cottage. Luego se podrán incluir otros productos como cuadritos de tofu, queso de vaca o de soya y trocitos de hamburguesa de soya.

 

Dudas frecuentes

 

1. Leche de soya: todas las mañanas Sebastián desayunaba fruta y un gran tazón de leche de vaca con cereales. Ahora en casa, mi esposo y yo bebemos leche de soya, hemos sustituido una por la otra. ¿Hay algún problema?

 

La leche de soya es una fuente rica de aminoácidos esenciales, los que nuestro cuerpo no genera por sí mismo. Facilita el intercambio de tejidos, es decir, ayuda a crecer. Además, tiene otras propiedades: proteínas prácticamente equivalentes a las de origen animal, grasa libre de colesterol, grasa poliinsaturada (la llamada ?buena?), hierro, calcio, vitaminas E y del grupo B. No se recomienda antes de los seis meses.

 

2. Semillas germinadas y hamburguesas de tofu: nos gustan las ensaladas con germinados como la alfalfa o cebada. También comemos hamburguesa de tofu. ¿Se las podemos dar a Teo, nuestro pequeño bebé ?

 

Los germinados tienen un alto contenido en nutrientes y ayudan a fortalecer las defensas, así que son perfectas para los más pequeños. En cuanto a las hamburguesas de tofu, si Teo asimila bien la leche de soya, tampoco tendrá problemas con sus derivados. Así, consumirá calcio sin exponerse a alérgenos: esta leche, a diferencia de la de vaca, es libre de las proteínas (como la lactosa) que provocan alergias.

 

3. Arroz integral y yogur con probióticos: suelo cuidar mucho mi alimentación y sólo como pan o arroz integrales. Cuando le di arroz integral a Ulises, mi hijo, su estómago no lo toleró por lo que ahora dudo en darle yogur con probióticos.

 

Los productos integrales aportan más vitaminas, minerales y fibra que los refinados, ya que se encuentran en su estado natural. Sin embargo, no todos los niños los toleran bien. De momento, lo mejor es que coma arroz blanco. En cuanto a los yogures y lácteos enriquecidos con probióticos, no hay problema, éstos son buenos aliados de los niños, ya que ayudan a aumentar las defensas.

Categorías
Así Crece

¿Cómo surge el sentimiento de inferioridad?

Descubre cuáles son los factores que provocan baja autoestima en los niños.

El sentimiento de inferioridad en un niño es consecuencia de un mal auto concepto y éste se forma de múltiples factores. El principal es la manera como los padres y familiares cercanos se refieren a su persona: ?El chaparrito?, ?La gorda?, ?El negro?, etc.

 

Cualquiera pensaría que con solo evitar estos comentarios delante del pequeño, el asunto queda arreglado; sin embargo, los niños no son ciegos ni tontos y se van percatando del efecto que generan en los demás.

 

El sentimiento de inferioridad surge cuando un niño cree que no llena las expectativas que sus padres y maestros tienen de él .

 

Entonces?¿Qué hacer?

 

Volver a lo esencial:

 

A los valores tradicionales de una persona como: la honestidad, la valentía, el respeto, etc. Actualmente hay tantos modelos de identificación de valores relativos y de materialismo, que a los niños ya no les queda clara la diferencia entre lo que es verdaderamente importante o valioso y lo que no lo es. Por otro lado, los apegos han cambiado y se han dirigido más a las cosas que a las personas, dificultando aún más la ubicación del amor propio y el amor a la propiedad.

 

Es necesario centrarnos en las fortalezas reales de nuestros hijos, que sepan que su valor como personas radica en lo que son y no en lo que tienen. Los niños necesitan escuchar ejemplos concretos de cosas que ellos hicieron, por lo que se nota que son todo eso que dice mamá: ?Me di cuenta lo cariñoso y paciente que fuiste con tu abuelita?, ?Este dibujo te salió muy bien?, solo así lo entenderán y lo hará suyo.

 

Evitar falsos halagos:

 

Si has descubierto las fortalezas de tu hijo no necesitarás alabarlo por algo que no es, pues de igual manera se dará cuenta.

 

Es importante que los niños sepan que pueden hacer cosas que están mal; pero no por ello son malos. El hecho de separar conductas de conceptos libera a los niños de etiquetas y les permite siempre reparar los errores.

 

Poner a los niños en situación de éxito:

 

Es importante que los niños vivan logros, pequeños triunfos que les den confianza básica y a partir de ella quieran ser mejores.

 

Acércale libros para su edad, juguetes que pueda manipular, actividades a su nivel y poco a poco ve subiendo el nivel de exigencia sin presionar. El simple éxito hará lo demás, porque nadie abandona algo que le está saliendo bien.

 

La autoestima se forma de amor y respeto.

 

El amor, seguramente ya lo tiene desde el momento en que te interesa su bienestar. El respeto se refiere a ir a su ritmo, a respetar sus preferencias y habilidades, para que después de probar el éxito el niño quiera entrar en otros campos, en nuevas experiencias.

 

La clave está en que enseñes a tus hijos a ver lo que sí tienen en vez de mirar lo que les falta y aprender a competir consigo mismos antes de pretender competir con los demás.

 

Para más información visita www.mejorenfamilia.org

 

Facebook: www.facebook.com/mejorenfamiliaconecta

 

Twitter: https://twitter.com/mejorenfamilia

Categorías
Así Crece

¿Cuándo empiezan a hablar los niños?

¿Tu hijo ya tiene año y medio y aún no dice sus primeras palabras?¡No te preocupes! cada niño tiene un diferente desarrollo del lenguaje.

Elías tiene un año y medio y es un típico representante del sexo masculino: no habla mucho. Mamá, papá, agua, este vocabulario representa el total de sus recursos de conversación. Pero entiende mucho más. Cuando le pides que traiga el martillo y el destornillador, toma las herramientas correctas sin dudar un momento. Si se lo dices, también apaga la radio o la televisión. Sabe ladrar en tres tonos diferentes e imitar a la perfección el canto de las aves. 

¿Hablar? ¡No es precisamente lo que más le interesa!

Las niñas aprenden a hablar antes que los niños. Aunque suena a estereotipos anticuados, este en concreto vale incluso para los peques. Según las estadísticas, las niñas aprenden a hablar antes y muestran más disposición para conversar que los varones. Ellos necesitan un par de semanas, a veces incluso meses más para pronunciar sus primeras palabras de manera fluida. Y esto es una pauta que sigue en el desarrollo posterior. Las niñas no solo empiezan a hablar antes, sino que también tienen menos problemas en todo el desarrollo de lenguaje

Llorar es el primer medio de comunicación

El primer llanto es el principio de toda comunicación. El recién nacido se quiere hacer escuchar: ‘Hola, ¿hay alguien allí? ¡Tengo hambre!’

Rápidamente entiende que cuando habla (es decir llora), mamá y papá vienen a consolarlo. Paulatinamente el diálogo se vuelve más sofisticado: un llanto agudo, refunfuñar, el balbuceo, una sonrisa cautelosa. 

Durante los primeros meses, un bebé chino no suena diferente a uno europeo. Solo poco a poco el balbuceo se vuelve claramente español, alemán, francés, finlandés o chino. Lo que los padres escuchan a partir del segundo mes se llama la primera fase de el balbuceo y consiste en que su bebé intenta investigar lo que puede hacer con su boca más allá de chupar y babear. Y entonces forma sonidos como por ejemplo ‘goo’, ‘grr’, ‘ej’. Al bebé le motivan las puras ganas de experimentar.

Foto: Pinterest

Empieza la comunicación

A partir de los cuatro meses los bebés empiezan a comprender el lenguaje.A esta edad, los niños aún no se saben expresar con más claridad pero empiezan ahora a comprender las melodías del habla. Reconocen si papá está alegre o triste y saben cuando alguien les habla en su idioma materno.

Escuchar bien es un requisito importante para la segunda fase de el balbuceo que empieza aproximadamente a los seis meses. También en ésta producen todo tipo de sonidos, pero sólo parecen arbitrarios. Los bebés comparan lo que producen con lo que escuchan. Y ciertos sonidos quedan entonces descartados.

Entre el noveno y el duodécimo mes llega una fase extraordinariamente divertida. Los bebés empiezan a duplicar sílabas: ma-ma-ma, pa-pa-pa, gugu. Y el mejor fomento en esta etapa del desarrollo del habla es el llamado contacto visual triangular. El bebé juega con la pelota, la mira y luego mira a mamá. Y esto significa: ‘Dime por favor cómo se llama esto’. Los niños quieren escuchar hablar a los mayores, quieren saber algo sobre el mundo en el que viven. Es un paso importante hacia la comunicación consciente.

Categorías
Así Crece

¿Miedo o fobia?

Aprende a distinguirlos para tratarlos correctamente.

Siempre que sentimos miedo nuestro cuerpo reacciona de una forma singular: el corazón se acelera, respiramos más fuerte y entrecortado, la piel palidece porque la sangre va a los músculos y nos ponemos más sensibles a los estímulos externos.Ante ello, nos volvemos más vulnerables y frágiles.

 

Hay veces en que este sentimiento natural e intermitente, que se dispara por una causa real, llega a aparecer sin que exista una amenaza evidente, sino más bien imaginaria? «Aquí hablamos de ansiedad, un sentir que puede llevar a tu hijo a un estado de gran preocupación, sobre todo cuando el temor se convierte en una constante», señala Armando Castro.

 

Un niño ansioso suele sentir horror ante situaciones que para otros no representan un peligro. En este caso, la ansiedad le paraliza y le impide actuar y ser feliz. En tanto, hay chicos que llegan a experimentar un pánico desproporcionado ante cierto animal, la presencia de alguna persona, objeto o bajo hechos específicos, lejos de cuales cree que se encuentra «a salvo».

 

Hay fobias comunes entre los niños: el miedo a la oscuridad, a los insectos, a los payasos o la agorafobia, que es el estar en una situación donde sea difícil salir o recibir ayuda. Es el caso del peque que se angustia en demasía al perder de vista a su madre en una tienda.

 

Hay que tener cuidado con no confundir la fobia con los naturales miedos infantiles que surgen de acuerdo con la edad de tu hijo:

 

0 a 6 meses
Se da por ruidos fuertes, estruendosos o por cambios bruscos de la posición en que se encuentra tu bebé.

 

8 meses
Sus miedos nacen frente a caras extrañas cuando tú no te encuentras cerca.

 

2 años
Surge por los ruidos, movimientos bruscos, luces, sombras y animales. Aumenta el número de estímulos que le provocan pavor debido a su natural curiosidad.

 

3 años
Es importante que no desestimes sus sobresaltos ni lo obligues a enfrentar lo que le asusta.

 

4 a 6 años
Los temores alcanzan su máximo y se clasifican como «naturales» cuando hay truenos, oscuridad o animales salvajes. Cobran fuerza los miedos imaginarios y es cuando la noche es propicia para que según el niño, los monstruos o fantasmas aparezcan bajo su cama.

 

7 a 8 años
Continúan los terrores a la oscuridad, a quedarse solos y a los animales o insectos. Algunos pequeños pueden generar temor a la escuela.

 

9 años
Se da una ambivalencia porque continúan sus miedos, pero se siente atraído por ellos. Es en esta etapa cuando toma conciencia sobre lo que significa la muerte, aunque aún no la vea como algo natural.

 

10 a 12 años
Aparecen ante la posibilidad de catástrofes o accidentes, a contraer enfermedades graves, a conflictos entre los padres y al mal rendimiento escolar.

Categorías
Así Crece

¿Necesita una computadora?

Inicia sabiamente a tu peque en el mundo de la tecnología y aprovecha todos sus beneficios.

Aunque nos parezca pronto, los niños, a partir de los cinco años, ya se inician en el uso de las nuevas tecnologías. Ahora bien, ¿cómo conseguir que aprendan y se diviertan con la computadora de una forma saludable y segura? Lo más importante es controlar los tiempos, las actividades y no dejarlos solos frente a la pantalla.

 

1. ¿Es buena idea que tengan su propia computadora?
No, no lo es. Primero porque a esta edad no le van a sacar provecho a un objeto tan costoso. Y segundo, porque hay que transmitir a los niños que la computadora es de uso compartido. Es de la familia, que usa papá para hacer la compra a través de Internet y mamá para trabajar y con el que jugamos todos juntos de vez en cuando.

 

2. ¿Cuánto tiempo pueden pasar delante?
Una media hora al día o un poquito más (una hora ya sería excesivo). Estar en la computadora tiene que ser una actividad más, como jugar al balón o leer. También podemos combinar actividades digitales con otras manuales: «Vamos a buscar dibujos bonitos en Internet y luego los imprimimos para poder colorearlos». Es buen momento para enseñarle hábitos saludables como sentarse con la espalda recta o no acercarse mucho a la pantalla.

 

3. ¿Puede dañar su salud?
Si se controlan los tiempos, no hay problemas para la vista o la espalda. Sin embargo, hay que tener en cuenta que utilizar la computadora es una actividad muy activa intelectualmente y muy pasiva físicamente. El tiempo de la computadora más el que pasan viendo la tele, sentados en el colegio, en el autobús… todo eso va sumando y la balanza puede inclinarse del lado de las actividades sedentarias en perjuicio del ejercicio físico. Para evitar la tendencia al sobrepeso, el nivel de actividad tiene que estar en el punto medio (y tener una alimentación adecuada, por supuesto).

 

4. ¿Cómo se puede garantizar su seguridad en Internet?
Lo principal es la supervisión de papá o mamá pero, para quedarnos más tranquilos, la misma tecnología nos ofrece instrumentos para controlar lo que hacen nuestros hijos en el ordenador. Podemos crear un usuario con su nombre. También podemos configurar el navegador para que solo tenga acceso a una serie de páginas que hayamos seleccionado previamente (y añadido a la lista de favoritos). Por último, están los programas de control parental ocon los que se pueden controlar los tiempos, que impiden el acceso a contenidos inadecuados o que incluso permiten ver qué páginas han visitado nuestros hijos.

 

5. ¿Qué pasa con los que son para niños?
Con ellos los niños juegan a ser mayores y también pueden servir para reforzar algunos contenidos escolares como el aprendizaje de las letras o los números. Sin embargo, lo que los peques hacen con estos juguetes no tiene nada que ver con lo que hacen en una computadora de verdad, que es la posibilidad de crear, ya sea un cuento, un dibujo, música, etc.

Categorías
Así Crece

Enséñale cómo hacer Nudos de Corbata para Toda Ocasión

Aunque no lo creas, debes estar preparada para enseñarle cómo hacer nudos de corbata para toda ocasión. Sabes que más tarde que temprano crecerá y lo verás enfrentar compromisos sociales. Qué mejor que tú seas su maestra.

Por ello te damos una guía completa para hacer nudos de corbata elegantes y con estilo. Necesitas saber que no todos los nudos de corbata son iguales. Cada nudo tiene por lo menos 3 variables: tamaño, simetría y forma. Estas 3 variables deben de tomarse en consideración al momento de elegir una para cada ocasión.

Los nudos más anchos son el Pratt o Windsor, para semblantes más robustos. El nudo Principe Albert, brinda un toque más elegante mientras el Kelvin es más arriesgado. El Murrel es más juguetón. Existen opciones fuera de cualquier convención como el Van Wijk para semblantes alargados, o los Trinity y Eldrege que rompen con todo esquema y asemejan obras de origami. Por supuesto, muchos son más juveniles.

Cada nudo de corbata sirve un propósito distinto. Pruébalos y practica hasta convertiste en un maestro del estilo.

Existen diferentes tipos de nudos. Los más comunes son el nudo inglés y el nudo francés. La diferencia entre estos dos es sólo que para el nudo de corbata francés hay que dar una vuelta adicional a la tela, creando un nudo con más volumen y es considerado (siendo francés) como más elegante.

Cómo hacer el nudo de corbata Francés

El nudo de corbata Four-in-Hand fue nombrado por el club de caballeros con el mismo nombre que data del siglo XIX. Es sin duda el rey de los nudos de corbata. Su popularidad se debe gracias a su simplicidad y gran elegancia, y versatilidad. Es fácil de atar, delgado y ligeramente asimétrico y se deshace con un solo tirón.

Si sólo tienes tiempo de aprender un sólo nudo de corbata, este es mandatorio.

Instrucciones del nudo Four Hand Knot / Francés

Enséñale a tu chico cómo hacer Nudos de Corbata para Toda Ocasión
Nudos de Corbata: The Four Hand Frances
  • Empieza con el lado más ancho de la corbata a la derecha y el más pequeño a la izquierda
  • Coloca el final de la corbata más delgado a la altura del ombligo. Sólo debes de mover el extremo más ancho. (depende de tu altura y longitud de la corbata, es un buen punto de inicio y haz pruebas)
  • Lado Ancho va sobre el lado delgado de la izquierda.
  • Por debajo del lado delgado hacia la derecha.
  • A través y enfrente hacia la izquierda
  • Hacia el cuello por debajo
  • Hacia abajo con el circulo que acabas de crear por el frente
  • Aprieta el nudo de corbata jalando hacia abajo el extremo ancho.
  • Ajusta el nudo de corbata y alinea con el cuello de la camisa.

 

Busca aquí más Nudos de Corbata

Foto: Pixabay