Categorías
Padres e Hijos

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Antes de que pierdas el control con tu hijo, cierra los ojos y respira. Te damos 5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia.

Hay veces en que tu hijo saca las peores emociones que hay dentro de ti, calma, recita en tu cabeza una y otra vez: paciencia, paciencia y más paciencia.

Gritar o dejar que tu enojo se desborde en tu hijo sólo te traerá tres problemas más:

* Te sentirás agotada

* Tu mente estará aturdida

* Tendrás la culpa de tratar mal a tu hijo

¿Cómo no gritar?

Sobre todo, no pierdas la paciencia y no olvides que tu actitud y las relaciones familiares dentro de tu hogar son un ejemplo para tu hijo.

Si sientes que vas a perder la cordura cuando tu hijo hace alguna travesura…

Sigue estas recomendaciones

1) Actúa, sin gritar. Si tu hijo hace algo que te molesta mucho, detén la acción despacio y sin arrebatos.

2) Cálmate. Si estás muy alterada, lo mejor es que dejes a tu hijo en un lugar seguro hasta que te tranquilices.

3) Desahógate. Respira hondo y suelta el aire con suavidad (exhala e inhala tanto como lo necesites).

4) Toma el control. Una vez que tú estés tranquila, podrás arreglar la situación.

5) Habla con tu hijo. Está bien dejarle ver a tu hijo que su acción te molestó, te hizo enojar, te hizo sentir triste o incluso llorar, él aprenderá a que mamá puede enojarse, y mucho, pero no muestres  descontrol frente a él.

Ten en mente que por más mal que haya hecho tu hijo no puedes darte el lujo de estallar. Los arrebatos no educan, al contrario, te alejan de tu hijo. No es bueno que te dejes llevar por el enojo, pero sí debes mostrar tu desagrado y poner límites claros.

¿Tu hijo ha agotado tu paciencia? ¿Qué haces para calmarte? ¿Le has dado un golpe?

Categorías
Padres e Hijos

El 95% de los padres tiene un hijo preferido y el 5% restante, miente

Sin darte cuenta, sí puedes tener un hijo preferido, aunque no lo creas. Así lo señala Jeffrey Kluger, autor de los libros El efecto de los hermanos y Por qué a mamá le gustas más tú. Te contamos más acerca de este tema. 

El 95% de los padres tiene un hijo preferido y el 5% restante, miente

Esta afirmación del periodista se basa en investigaciones donde se analizó la dinámica familiar. Entre ellos, el trabajo de Catherine Conger, de la Universidad de California (Estados Unidos), quien tras visitar a unas 400 familias para conocer sus interacciones, concluyó que «el 65% de las madres y el 70% de los padres muestran preferencia por uno de los hijos, usualmente el mayor».

El inconsciente tiene mucho que ver y existen varios patrones distintos a la hora de que papá y mamá se inclinan por alguno, entre los más comunes son:

  • Se «reparten» los hijos y el varón es el preferido de mamá mientras que las niñas son las favoritas de papá.
  • Se pueden ver proyectados en alguno de los hijos, el que se parece más y en el que ven una posible «versión mejorada» de nosotros mismos.
  • Se pueden proyectar en la pareja, en algún familiar ya fallecido o en alguien que se quiere mucho.
  • Inconscientemente nos sintamos más preocupados por el hijo menos parecido a nosotros, porque buscamos entenderlo más.
  • Hay hijos que llegan en un momento vital determinado para «llenar un vacío»  de algo o de alguien.
  • Frecuentemente es el hijo mayor el favorito porque es el hijo al que dedicas más dinero, recursos, atenciones.
  • Aunque, el menor también tiene posibilidades de ser favorito, por una especie de compasión, porque el pequeño es el que más necesita a los padres

Y aquí entre nosotros mamá, ¿sí tienes inclinación por alguno de tus hijos?

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Crea entre tus hijos una buena relación de hermanos

 

Categorías
Padres e Hijos

5 claves para lograr que tu hijo duerma la siesta

Reforzar el sueño nocturno con una o dos siestas diurnas ayuda a tu hijo a asimilar mejor el aprendizaje y a estar más fresco y de mejor humor por la tarde. ¿Las claves? Te compartimos cómo lograr que tu hijo duerma la siesta. 

A los dos años, todavía es muy conveniente que tu hijo duerma la siesta a lo largo del día.

Se avecina una época de grandes cambios: tu hijo comienza a ir al baño solo, a vestirse sin la ayuda de papá o mamá y, en muchos casos, empieza la guardería. Para enfrentarse a todo esto necesita estar descansado.

1. ¿Cuánto necesita dormir durante la siesta?
Entre los seis meses y el año se consolida el sueño nocturno, y lo habitual es que empiece a dormir de corrido por la noche. A los dos años sigue necesitando entre una y dos siestas diurnas para completar el sueño. A esta edad duerme una media de 12 horas diarias, de las cuales diez suelen ser nocturnas y dos diurnas. A medida que crece, el número de horas se reduce. Así, a los cuatro años duerme diez horas y media.

2. ¿Por qué es tan necesaria la siesta?
La siesta no sólo le ayuda a «recargar las pilas» a mitad del día, también le facilita el aprendizaje. Porque al estar más descansado, asimila mejor los descubrimientos de la tarde. Le ayuda, además, a llegar más relajado a la hora de meterse a la cama por la noche, lo que sin duda hará que disminuyan las clásicas peleas con un pequeño que está de malas porque tiene tanto sueño que no se puede dormir.

3. ¿Cuánto debe durar la siesta?
Si el pequeño toma dos siestas al día cada una podría durar entre 45 y 60 minutos. Y si toma solo una, no deberá prolongarse más de dos horas; no obstante, estos son valores aproximados. Cada pequeño es un mundo y tiene sus propias necesidades. Lo más recomendable es que observes a tu hijo atentamente para conocer y determinar lo que es mejor para él en cada momento.

4. ¿A qué hora dormirla?
Lo mejor es que haga varias siestas y que la primera sea a media mañana, tres o cuatro horas después de que el niño se haya levantado. Para entonces, ya habrá jugado, experimentado y es muy posible que necesite reponer fuerzas para llegar descansado a la hora de la comida.

5. Siempre a la misma hora
Conviene establecer un horario fijo de siesta para que el niño forme el hábito y tenga sueño siempre a la misma hora. No pasa nada si un día no hace la siesta. Los dos años están llenos de cambios, así que tiene flexibilidad para aprender a nuevas cosas. Eso sí, siempre que estas variaciones sea ocasionales, porque si son constantes perderán las rutinas que tanto te ha costado conseguir.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Siestas, ¿qué hacer cuando tu hijo no quiere dormirlas?

Categorías
Padres e Hijos

Cómo preparar a tu hijo para un examen

¿A tu hijo le cuestan trabajo los exámenes? Se pone nervioso, se le complica memorizar las lecciones, se distrae fácilmente al estudiar… Te decimos cómo preparar a tu hijo para un examen, pues tal vez a ti ya te suene muy lejano todo aquello de las pruebas, tareas y trabajos finales, pero para tu hijo es un constante reto.

Apóyalo no sólo para que salga con buenas notas, sino para que disfrute al máximo su etapa escolar.

Aquí te dejamos unos consejos para que apoyes a tus pequeños en temporadas de exámenes:

1. Alimentación: es fundamental para que tu pequeño mejore su concentración y memoria. Te recomendamos que en temporada de exámenes lo alimentes con frutas secas, como nueces, almendras y arándanos. Y ojo con las frituras y otras golosinas: éstas le roban hierro, por lo que es factible que no las consuma demasiado. Pero tampoco se las quites porque lo sentirá como un castigo.

2. Horarios de estudio: son muy importantes definirlos y lo recomendable es que sean de 1 a 2 horas por día, semanas antes de su examen. Es recomendable planificarlo, ya que le servirá de poco estudiar días antes del examen todo el día, pues es más difícil que su cerebro retenga información, además de que tu pequeño se sentirá muy presionado.

3. No todo son libros: puedes elaborar junto con él un memorama de los temas que va a ver en los exámenes. Es una forma divertida y didáctica de aprender.

4. Ambiente para estudiar: a la hora de repasar, evita que haya sonidos fuertes y distractores, como el de la licuadora o la televisión. También evitar otro tipo de distractores como el celular o la computadora. Además, si vas a estudiar con él, procura hacerlo a su lado, no de frente ni de espaldas a él, y yendo a su ritmo. No lo presiones tratando de que aprenda algo a la primera. Necesitarás armarte de paciencia.

5. Un poco de ejercicio: después de estudiar, salgan a caminar o a jugar a un parque. Su mente descansará y procesará mejor la información. Además, se relajará y no verá el estudio como un castigo.

6. No todo en la vida es un 10: Los niños en ocasiones se presionan pensando que han fallado si no sacan un 10 redondo en sus materias. Si ha salido bien en sus notas, felicítalo; si no ha salido tan bien, pregúntale con confianza y afecto qué es lo que le cuesta aprender.

Como mamá o papá, puedes hacer que la etapa escolar de tu hijo sea fructífera, divertida, productiva y muy agradable.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Factores que afectan el rendimiento escolar de tu hijo

Categorías
Padres e Hijos

Cómo enseñar a tus hijos a protegerse del abuso sexual

Enséñale a prevenir y protegerse del abuso sexual. La mayoría de los padres se estremece al pensar que alguien pueda dañar de un hijo. Por desgracia, esa posibilidad existe.

Los estudios revelan que hasta 23% de las niñas y 15 % de los niños menores de 17 años ha sufrido algún tipo de abuso sexual; también que la mayor incidencia en abusos a menores se da entre los seis y los 12 años. Bajo tales condiciones, la prevención del abuso sexual infantil es esencial, sobre todo dentro de una educación afectiva y sexual adecuada a la edad de cada niño.

Por ello, frases como “prohibido hablar con desconocidos” o “no te subas en un coche sin nuestro permiso” son mensajes que muchos papás dan a sus hijos, pero parece difícil saber hasta qué punto ellos captan correctamente su significado. Además, estos consejos son poco realistas: con frecuencia el agresor procede del entorno social o familiar de la víctima y emplea la violencia emocional: engaño, manipulación, amenaza o el soborno, que dificultan la revelación del incidente.

El objetivo es, entonces, enseñarles a evitar que sean presa fácil y ante una posible agresión, sepan reaccionar con prontitud.

Role-playing para aprender

Los niños aprenden mucho mejor mediante el juego. Esta técnica es muy eficaz en estos casos: consiste en practicar juntos situaciones peligrosas hasta que tienen claro lo que deben hacer. Así, llegado el momento, saben reaccionar siguiendo las instrucciones que les han dado.

Pueden dedicar una tarde a escenificar en el parque distintas experiencias que puede vivir y cómo debe actuar en cada caso:

Qué debe responder si se le acerca un extraño y le pide ayuda para buscar un perro extraviado o que le regalará caramelos en su auto.

Qué debe hacer si un conocido, como un profesor o un vecino, lo invita a su casa a merendar porque quiere enseñarle un nuevo juguete.

Dale ejemplos del tipo de explicaciones que los agresores suelen utilizar, como: “Tus papás me llamaron para que viniera por ti”.

Mensajes de respeto y confianza en sí mismo 

Enséñale a quererse y a respetar sus necesidades emocionales desde el principio, crecerá más fuerte y seguro que si lo educas para ser sumiso y obediente. Por ejemplo, las niñas dulces y calladas son fácilmente víctimas de abusos que las que tienen claro cuándo y cómo defenderse de las agresiones.

Otra lección que necesita aprender es que su cuerpo es suyo y nadie puede obligarle a hacer cosas que le incomoden; que su cuerpo es de él y nadie lo puede tocar. Por eso no debes insistir que tu hijo dé un besito de cortesía al tío o a la vecina de la abuela si no quiere.

Las preguntas que los niños hacen sobre sexo y reproducción son una excelente oportunidad para hablar con ellos, ver juntos algún libro sobre el tema y transmitirles que la sexualidad es sana y natural.

El sexo es una expresión de afecto y respeto hacia uno mismo y a la persona querida, nunca algo impuesto. Igual es bueno que sepan que sus papás se quieren y que cuando los adultos se aman, se besan en la boca o se acarician, cosas que no deben hacer los adultos con los niños.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Cómo saber si mi hijo está sufriendo abuso sexual?

Categorías
Padres e Hijos

7 tips contra la piel de naranja

7 tips contra la piel de naranja

Se debe a que el tejido adiposo se altera, es decir, las células grasas aumentan de tamaño y se llenan de líquido.

7 tips contra la piel de naranja

La piel de naranja no siempre tiene que ver con subir o bajar de peso. Sus causas pueden ser hereditarias u hormonales.

TUS MEJORES ARMAS PARA ACABAR CON ELLA:

1. DIETA BALANCEADA. Mantén una alimentación rica en frutas, verduras, cereales y fibra natural; esto ayuda al sistema digestivo a eliminar todos los residuos.

2. HAZ EJERCICIO. Dale fuerza a tus músculos practicando una actividad física todos los días, en especial de tipo aeróbico, como correr, saltar la cuerda, hacer bicicleta, escaladora…

3. HIDRATACIÓN ADECUADA. Bebe dos litros de agua al día, así eliminarás más toxinas y mejorarás el aspecto de tu piel.

Come esto y cuida tu piel…

Alimentos para una piel joven

4. REDUCE CONSUMO. Evita la sal, grasas, bebidas carbonatadas, harinas y azúcares, ya que contribuyen a la retención de líquidos en el cuerpo; la mayoría son calorías vacías que acumulan grasa en tu cuerpo.

5. ADIÓS VICIOS. Tu piel debe oxigenarse, así que elimina de tu vida el alcohol, el consumo excesivo de cafeína y fumar.

6. MASAJEA LA ZONA. Después de bañarte aplica a diario productos con acción anticelulítica para que humecten y reafirmen tu piel. Si estás embarazada, prefiere los elaborados con ingredientes naturales, ricos en vitaminas A, C y E, pues ayudan a reafirmar la elasticidad cutánea.

7. EN EL BAÑO. Usa un guante o cepillo masajeador para piel: te ayudará a evitar la formación de bolsas de agua, toxinas y grasa acumulada, que provocan la piel de naranja.

Consume estos alimentos…

Antioxidantes, la clave para verte más joven

+ datos

  • Es un problema que padecen las mujeres sin importar su talla.
  • No hay edad para que aparezca este problema de la piel.
  • Por lo general, surge en la adolescencia por los altibajos hormonales.
  • Puede acentuarse en el embarazo por el cambio de las hormonas.
  • Solo afecta a las mujeres: aunque un hombre padezca sobrepeso, nunca le aparecerá.
  • Sale por el aumento o disminución de la progesterona (potencia la acumulación de grasas) y estrógenos (aumenta la retención de líquidos), por eso aparece en la pubertad, el embarazo y la menopausia.

Cuida de tu piel antes, durante y después del embarazo.

¿Te salieron estrías en el embarazo?

Foto: Getty Images

Mira más consejos…

Piel joven en 3 pasos

Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

5 demostraciones de amor para tu hijo

5 demostraciones de amor para tu hijo

En dar y recibir amor, los papás son los primeros maestros. ¿Están listos para hacer un buen papel?

5 demostraciones de amor para tu hijo

A veces, como mamá y papá no sabes cómo expresar su sentir más allá de unas cuantas maneras típicas: comprando regalos costosos, pagando colegiaturas excesivas o vistiéndolos con ropa de «marca». Pero no es solo falta de imaginación, también se adolece de una educación que muestre a los papás los caminos adecuados para liberar el amor maternal de una forma saludable y enriquecedora. Aquí te dejamos algunas ideas.

1. Escúchalo

Suspende lo que estás haciendo y presta atención a lo que te platica tu pequeño. Además de hacerlo sentir atendido le permitirás entrenar sus habilidades de comunicación, las cuales impulsarán sus relaciones en el futuro.

2. Léele 

Son muchos los beneficios para los niños cuyos padres leen con ellos: adquieren mayor vocabulario, desarrollan más su imaginación y comentan uno de los hábitos determinantes para un buen desempeño escolar: el de la lectura. Pero todas esas ventajas con pocas en comparación con la cercanía emocional que se producirá entre ustedes cada vez que lean.

Estos libros pueden gustarles…

Libros para niños entre 6 y 8 años de edad

3. Acompáñalo

Evita faltar a los eventos escolares en los que tenga alguna participación; ninguna presencia le dará más confianza que la tuya para hacer su mejor papel.

4. Acéptalo

No caigas en la tentación de exigirle a tu pequeño virtudes que observas en otros. Si lo comparas o reprendes por no lucir, actuar, pensar o sentir como los demás, estarás negándole su derecho a ser diferente, y lo harás sentirse inadecuado, inseguro e infeliz. Al contrario, ¡ayúdalo a descubriré sus cualidades y habilidades y a que estas florezcan!

Ayuda a tu hijo…

Potencia su autoestima desde pequeño

5. Cumple 

Las promesas que no se cumplen lastiman el corazón y acaban con la confianza. En cambio, las que sí se materializan construyen optimismo y respeto. Si un día ofreces algo que no puedes dar en determinado plazo, renegocia este acuerdo de modo que tu peque sepa qué pasó y cuándo puede contar con lo prometido. Al daré una nueva oportunidad para cumplir tu palabra, le estarás dando un ejemplo de honestidad, autorrespeto y consideración ante los demás.

Lo más importante es que todos los días le hagas saber a tu hijo lo mucho que lo amas.

¿Cómo le dices a tu hijo que lo quieres?

Foto: Getty Images

Esto es muy importante para tu hijo…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

Categorías
Padres e Hijos

Forzar a comer a los niños, ¡puede dañar su salud!

Forzar a comer a los niños, ¡puede dañar su salud!

Obligar a tu hijo a terminar su plato, cuando ya se siente satisfecho, puede tener complicaciones que ni te imaginas.

Estas sopas le encantarán a tu hijo…

5 sopas que le encantarán a tu familia

Forzar a comer a los niños, ¡puede dañar su salud!

Antes era común escuchar a las mamás decir que si no terminábamos por completo el plato lleno de comida, no podíamos levantarnos de la mesa y dejar comida, ¡era impensable!

A todas las mamás les preocupa la alimentación de su hijo y siempre tranquiliza saber que comieron bien. Pero esto no significa que lo debas obligar a acabarse todo un plato, mejor, prefiere darle platillos nutritivos en porciones pequeñas para asegurarte de que la comida le aportará todos los nutrientes que necesita su cuerpo y así continuar con su buen desarrollo.

Pero estudios recientes han comprobado que esto puede traer algunos problemas de salud en problemas digestivos como gastritis y colitis desde edades tempranas o padecer sobrepeso y obesidad lo que desencadena otras enfermedades como diabetes e hipertensión.

Consiente a tu hijo con este postre…

Cómo hacer una pizza de sandía

Los nutriólogos dicen…

Los nutriólogos comentan que es muy común que los papás obliguen a su hijo a dejar el plato limpio, a pesar de que les pueden dar porciones que no son adecuadas para su edad, con la premisa de que necesitan comer porque están creciendo.

Lo que los expertos recomiendan es que le sirvas el plato a tu hijo según su edad, complexión, estatura, incluso en niños de la misma edad, esto también varía.

Quizá también el pediatra podría recomendarte las porciones adecuadas para tu hijo, así como los alimentos que mejor le ayudarán.

Si obligas a comer a tu hijo le quitarás el gusto por saborearla.

¿Tu hijo es caprichoso para comer?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudarte…

10 consejos para lidiar con niños caprichosos a la hora de comer

Categorías
Padres e Hijos

¿Cómo inmunizar a tu hijo contra las malas influencias?

Quisiéramos aplicarles una vacuna y despreocuparnos sabiendo que nuestros hijos siempre harán buenas elecciones. Pero… eso se queda en el mundo de los sueños y la realidad es que constantemente los niños enfrentan situaciones que, en proporción a su edad, les presentan dilemas éticos. Por eso, es necesario enseñarle a reconocer y confrontar las malas influencias. 

Desde muy pequeños, los niños comienzan a aprender que pueden o no dar satisfacción a sus deseos y que hacerlo, en algunas ocasiones, puede acarrear consecuencias negativas, como el regaño de mamá y/o papá, mismo que incluso puede llegar a ser sentido como la posible pérdida de su amor.

Esto significa que el buen comportamiento se construye sobre la base del temor a perder el cariño de los padres y se extiende al cariño de las personas que cuidan del niño. Cabe aclarar que estamos hablando de la experiencia del niño pequeño cuando se le aplica algún correctivo para disciplinarlo. Quedan descartadas las agresiones físicas y verbales; no se insulta ni se golpea a un niño.

Pero no puedes esperar que el temor sea por siempre la base del sentido ético de tu hijo, pues llegará un día en que se sienta (y lo sea realmente) más fuerte que tú. Además, piensa en un adulto que tome sus decisiones principalmente a partir de la necesidad de sentirse amado y aceptado.

¡Le haría terriblemente manipulable! Aunque todos conocemos personas que se mueven así por la vida, seguro que preferirías que tu hijo fuese capaz de decir NO cuando la situación lo amerita. ¿Qué hacer entonces?

Fomenta los elementos que van construyendo el sentido ético

La empatía, que suele ser descrita como la capacidad de ponerse en los zapatos del otro. Si un niño es capaz de comprender intuitivamente cómo se puede sentir un compañerito de la escuela cuando es acosado, sea su amigo o no, entonces habrá mayores probabilidades de que se niegue a ser “cómplice” del acoso. Para ello, cuéntale a tu hijo cómo te sientes cuando ves sufrir o padecer a otra persona; pregúntale como se siente cuando ve a un animal lastimado, por ejemplo.

La capacidad de análisis de una situación. ¿Qué tal si en palabras sencillas explicas a tu hijo por qué no tomas artículos del supermercado y te los llevas sin pagar? No solo porque robar es malo. Cuando robamos algo, aunque sea jugando, causamos daño a otra persona, a una institución, al país, etc.

El juicio de realidad, que se entiende como la capacidad de anticiparse a las consecuencias de los propios actos y se deriva de la capacidad de análisis. Esto significa enseñar a los niños a evaluar sus actos en función del objetivo que pretenden alcanzar y de las consecuencias naturales que generan. Parece complicado, pero puedes enseñarlo con peras y manzanas.

Por ejemplo, a muchos se nos antojaría comer un litro de helado de chocolate, pero además de sentirnos muy contentos después de hacerlo, también nos sentiremos con dolor de estómago, quizá de garganta, pasaremos largo rato en el baño y hasta se nos olvidará lo contentos dando paso a un malestar generalizado.

En ocasiones, es necesario platicar con tu hijo acerca del “gustito” que puede sentir al desafiar las reglas, que en pequeña medida es normal, pero si se intensifica puede ser indicador de algún problema que es mejor atender de manera profesional con el apoyo de un psicólogo.

Ninguna norma o ley vale arbitrariamente. Es importante explicar su sentido,
por qué sí o por qué no; lo que ayudará a nuestros hijos a irse formando un criterio ético y con ello, tal vez no alcancen la inmunidad, pero sí les ayudará a mantener
cierta capacidad reflexiva e independencia en su toma de decisiones.
Aún si esas decisiones consisten en devolver la goma que pidieron prestada o negarse
a hacer burla al compañerito nuevo del grupo.

Por Patricia Angélica Osuna Navarro, psicoanalista miembro de la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis, A.C. (AMPIEP): www.ampiep.org Tel. (55) 5157-0409 Facebook: PatriciaOsunaPsicoanalista

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Padres e Hijos

Enséñale a tu hijo a cumplir sus metas

Esta es una pequeña guía para ayudar a tu niño a crearse metas, ¡y cumplirlas! Sin duda, lo ayudarás a saber formar (en su momento) un proyecto de vida que le dé mucho bienestar. ¡Será una gran aventura para ambos!

Desde temprana edad es importante que le enseñes a tu niño a plantearse y alcanzar metas porque ello le permitirá tener el “hábito” de hacer realidad sus sueños, lo cual no sólo le dará la visión a futuro necesaria para establecer un proyecto de vida, también para sentirse satisfecho consigo mismo al percibirse capaz de conseguir lo que quiere y necesita. Además, conservar la mente y pensamientos dirigidos a un objetivo lo animarán; está comprobado que son una razón para vivir, son parte del sentido de vida.

Los psicopedagogos señalan que es importante que al enseñarles a los niños a establecerse metas, éstas deben ser acordes a su realidad y alcanzables para ellos, aunque con nuevos desafíos que los motiven. También deben contener tareas específicas para lograr su meta y enseñarlo a evaluar los resultados. Te dejamos este paso a paso con espacios muy prácticos para que tu niño y tú se diviertan aprendiendo esta valiosa lección de vida. ¡A crear!

Lección 1:
Explícale qué es una meta. Puedes decirle: “es algo que deseas con todo el corazón, que para lograrlo te pones algunas tareas chiquitas y otras grandotas, las haces en el tiempo que digas y anotas en el calendario cuándo las harás.”

YO QUIERO…

LLENA ESTA HOJA CON TU NIÑO PARA QUE APRENDA A TENER CLARO LO QUE QUIERE Y CÓMO LO VA A LOGRAR.

Enséñale a tu hijo a cumplir sus metas
PADRES E HIJOS

 

PASO 1: definan la meta; tiene que ser algo en verdad muy importante para tu niño para que así sienta que vale la pena el esfuerzo que hará. Ayuda mucho formular este deseo en positivo, algo que quiere hacer, en lugar de algo que no desea hacer. “Deseo que haya unicornios en mi fiesta de cumple” en lugar de “ya no quiero disfrazarme de princesa en mi fiesta”.

PASO 2: escojan sus metas chiquitas, aquellas tareas que deberá hacer para obtener su meta grandota: cuándo hará estas tareas, dónde y cómo. (ve a la hoja de trabajo).

PASO 3: asegúrate de que su meta sea algo que pueda hacer y que realmente dependa de él; platícalo con él para valorarlo y sondear su actitud frente a las tareas.

PASO 4: de ser necesario, ayúdalo a dividir su meta en etapas; por ejemplo, si lo que desea es aprender a nadar, habla con el instructor para formar un plan: primero debe perder el miedo al gua, luego flotar, sumergirse… Conforme vaya logrando estas metas sencillas se entusiasmará más y tomará más ímpetu.

PASO 5: cuando logre las metas secundarias, celébralo y recompénsalo.

Por Jessica López Cervantes

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 motivos para halagar a tu hijo