Categorías
Ser Bebé

¿Por qué le miden la cabeza al bebé?

En las revisiones médicas el pediatra siempre mide la cabeza del bebé para comprobar que el cerebro se está desarrollando adecuadamente.

Durante los dos primeros años, en cada revisión médica, el pediatra mide la cabeza del bebé para comprobar si está creciendo correctamente.

Es importante realizar este seguimiento porque el cerebro del peque sigue creciendo después del nacimiento y las dimensiones de la cabecita son una de las pistas que indican al pediatra que está desarrollándose como debe.

¿Es normal que tenga la cabeza tan grande?

Con frecuencia los padres se dan cuenta que su recién nacido tiene una cabeza desproporcionadamente más grande que el cuerpo y esto les extraña. No hay que preocuparse, es normal. Con el tiempo cuerpo y cabeza van ajustando sus proporciones.

Problemas, muy raros

1. Lo habitual es que la cabeza crezca al ritmo adecuado, pero, en algunas ocasiones (muy poco frecuentes), el pediatra observa que el tamaño de la cabeza es inferior al que corresponde a la edad del bebé y esto puede significar que el cerebro no está creciendo a la velocidad apropiada.

2. También puede ocurrir lo contrario, que la cabeza adquiera un tamaño superior al que debería tener. Esto puede ser síntoma de una hidrocefalia (aumento de líquido cefalorraquídeo en los ventrículos de la cabeza).

Ambos problemas son muy raros y, por fortuna, fáciles de reconocer, ya que suelen venir acompañados de síntomas neurológicos evidentes.

Ante alguna anomalía, acude de inmediato con tu pediatra.

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo se forma el vínculo amoroso entre mamá e hijo?

Después del parto la vida cambia para ambos. Te contamos todo lo que sucede durante estos momentos tan especiales.

Sobre el pecho de mamá parece que el tiempo se ha detenido, para los dos. Acaban de pasar por una experiencia extenuante y ahora, simplemente, respiran: el bebé por primera vez, la mamá recuperando oxígeno. Esa primera e instintiva respiración motivada por la falta de oxígeno despliega los pulmones del recién nacido como si fueran las velas de un barco y cambia la configuración de su corazón. Y después de respirar… ¿qué es lo siguiente, lo más importante, qué tiene la naturaleza preparado con gran precisión? El encuentro con mamá.

Se sabe que en la primera hora tras el parto se da un escenario neuroquímico irrepetible. El bebé se encuentra en un estado de alerta que no volverás a ver en meses. Lo observa todo con una intensidad abrumadora y busca con tenacidad algo, a mamá. Para encontrarla trae unas referencias infalibles: lleva grabado su olor, la cadencia de su corazón,  la vibración de su voz. Piel sobre piel, en apenas unos minutos sus respiraciones se han acompasado y sus temperaturas se han regulado, la del uno con el otro, como si todavía fueran el mismo cuerpo. El recién nacido ha descansado un poco y continúa la búsqueda: otros ojos, oscuro sobre blanco, una mirada de la que prenderse. Hay miradas que cambian el rumbo de una vida ?de dos vidas ?, y esta es una de ellas. Cuando los ojos de madre e hijo se cruzan…  

La primera hora, paso a paso

1. Durante los primeros 30 minutos, el bebé descansa y mira a su mamá intermitentemente.

2. Entre los 30 y los 40 minutos, empieza a llevarse la mano a la boca y ensaliva.

3. A continuación, empieza a empujar con sus piernitas y a desplazarse por el abdomen bajo de su mamá.

4. Cuando alcanza el esternón, comienza a mover su cabeza y a hacerla rebotar sobre el pecho materno.

5. Vuelve su cabeza de un lado a otro y cuando llega cerca del pezón, abre mucho su boca. Tras varios intentos, consigue engancharse perfectamente al pecho. Es un camino que dura aproximadamente una hora.

Siempre juntos

Los especialistas recomiendan no interferir en los primeros instantes en los que se reconocen el bebé y la mamá. Si se deja al bebé y a la madre solos, prácticamente nada queda al azar. Todo está previsto… Excepto la interrupción o la separación. La madre es lo que el bebé necesita. Mucho más importante que los test, las gotas, la vacuna, lavarlo, calentarlo. A menos que realmente sea necesaria una intervención médica, lo esencial para él es poder encontrarse con su mamá. Y lo mismo le ocurre a la madre. El bebé es lo que ella necesita. Los estudios demuestran que cuando es separada del recién nacido puede sentir aislamiento, desconexión respecto a su hijo, puede dudar de si es suyo (aunque racionalmente sepa que lo es), o costarle conectar con las necesidades del bebé y cubrirlas y, por todo esto, llegar a sentir culpabilidad, tristeza o depresión.

Permanecer cerca del peque tras el parto es un derecho fundamental y los derechos están por encima de los protocolos. Así que puedes pedir que no los separen en tu plan de parto (siempre que la vida de uno de los dos no esté en peligro).

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo viajar?

Viajar con tu pequeño no significa llenar la cajuela, pero sí es cierto que el equipaje aumentará. Es importante planificar el viaje con antelación y saber con qué vas a contar en el destino para no llenar el coche de objetos innecesarios.

En el destino

 

1. La noche: conviene llevar una cuna de viaje. Plegada no ocupa mucho espacio y se puede colocar cerca de tu cama. Si no tienes, no te preocupes, él podrá dormir en un colchón a ras del suelo.

 

2. Objeto de consuelo: su osito, la cobija que lo calma y lo ayuda a dormir. Su olor le recordará su habitación y lo hará sentir seguro.

 

3. El paseo: la carriola o sillita es indispensable aunque ocupe mucho espacio. Si no la llevas, seguro la extrañará.

 

4. Ropa: no debes llenar la maleta de prendas y prendas, pero sí es importante prevenir que el pequeño se pueda manchar con frecuencia.

 

5. El aseo: lleva una bañera inflable igual que el cambiador plegable. Lleva pocos pañales (el resto cómpralo adonde viajes), toallitas y crema.

 

En el coche

 

1. Comida y bebida: todo lo necesario para preparar su biberón o una papilla.también hay que incluir galletas, pan, alimentos que lo puedan entretener en un momento de crisis.

 

2. A a horaa del cambio: el cambiador de tela, pañales, toallitas limpiadoras, crema, una muda completa y una mantita por si refresca.

 

3. Entretenimiento: un juguete, una pelota, un peluche, un libro blandito que le sirva de almohada.

 

4. No mezcles las cosas del niño con las del resto: una maleta aparte ayuda a encontrar fácilmente todo lo que necesitas.

 

No olvides

 

1. La documentación médica que tengas por si ocurre un imprevisto: cartilla de seguridad social y la tarjeta del seguro, por ejemplo.

 

2. Un pequeño botiquín: antipiréticos y analgésicos, termómetro, curitas, antiséptico jabonoso…

Categorías
Ser Bebé

¿Qué alimentos puede comer mi peque?

Conoce cuáles son los alimentos que favorecen el desarrollo de tu peque y a qué edad puede comenzar a consumirlos.

La introducción de los sólidos, el inicio de la alimentación complementaria preocupa a muchos padres. Por ello, los especialistas en nutrición y desarrollo del bebé, nos cuentan qué alimentos pueden tomar los bebés y a partir de qué edad. ¡Toma nota!

1. Carne: a partir de los seis meses.

2. Legumbres (lentejas, garbanzos, frijoles, alubias…): a partir de los? seis meses.?

3. Arroz, maíz, cereales: a partir de los seis meses.

4. Alimentos con gluten como el pan o la pasta: a partir de los seis meses.

5. Fruta: a partir de los seis meses.?

6. Jugo de fruta: los zumos no deben sustituir ni a la fruta ni al agua, por lo que es mejor comenzar lo más tarde posible y darle poco al bebé. El jugo no es un alimento sano. En niños menores de seis años conviene no pasar de 120 – 180 ml al día.

7. Verdura: a partir de los seis meses.?

8. Lácteos: los bebés que toman fórmula a partir de los 12 meses. Los que toman pecho cuando dejen de tomarlo o cuando ya tomen muy poco. No hay inconveniente en que un niño menor de 12 meses pruebe algún derivado lácteo o alimento que contenga leche, como unos canelones. Pero hasta el año es mejor que la leche sea adaptada, y por tanto es mejor un vaso de leche adaptada que un yogur.?

9. Huevo, pescado, soya: las últimas recomendaciones de los expertos sugieren?que se pueden dar a partir de los seis meses, incluso a niños con antecedentes de alergia, porque no está suficientemente demostrado que darlos más tarde tenga alguna ventaja.

10. Agua: cuando empiece a comer cantidades apreciables de alimentos "secos". En caso de duda, se le puede ofrecer y si no quiere es porque no tiene sed. Es importante dársela en vaso desde el principio, nunca en biberón.?

11. Sal y azúcar: lo más tarde posible y en poca cantidad.?

12. Golosinas: lo más tarde posible y en poca cantidad.?

13. Refrescos y chocolate: lo más tarde posible y nunca antes del año.?

Categorías
Ser Bebé

¿Cuándo dará sus primeros pasos?

Te decimos cómo ayudar a tu peque a dar sus primeros pasos.

Cada niño tiene un desarrollo distinto en función de su genética y situación biológica, psíquica y social. No todos los peques cumplen las metas de su desarrollo al mismo tiempo. De hecho, que un bebé dé sus primeros pasos antes que otro no significa que sea más ágil. Los bebés tienen su propio ritmo, y mientras ése no sea especialmente lento, todo va bien. De ahí que los tiempos pueden distanciarse tanto: los pequeños suelen empezar a dar sus primeros pasos apoyándose en muebles como ayuda entre los 8.5 y los 13.6 meses, mientras que serán capaces de hacerlo solos entre los diez y los 18 meses.

Lo importante es que vayan cumpliendo etapas, que es lo que nos indicará que todo marcha en orden. Y éstas comienzan hacia los tres meses de vida, tiempo en que, por lo regular, ya sujetan la cabeza. Después, entre los seis y los nueve meses, serán capaces de mantenerse sentados, primero de forma algo inestables y con ayuda,luego lo harán solos. Más tarde, entre los siete y los 11 meses, conseguirán quedarse de pie con apoyo. Un porcentaje de niños pasa entonces por la fase de gateo, que ocurre hacia los nueve o diez meses, por lo general. Tras unas semanas se mantendrán de pie sin apoyo durante más de diez segundos y, por último, serán capaces de dar sus primeros pasos como auténticos campeones.

Signos de alerta

En muy contadas ocasiones es posible que exista un problema que impida al niño caminar. Para detectarlo, los pediatras suelen advertir tres signos de alerta: 

1. Ausencia de buen control cefálico en vertical con cinco meses: el bebé no es capaz de sujetar su cabeza cuando está en posición vertical. 

2. A los diez meses no puede quedarse sentado sin ayuda. 

3. Ausencia de marcha autónoma con 18 meses: el niño ya tiene año y medio y aún no camina. Sin embargo, al encontrar un signo de alerta en un pequeño no implica necesariamente un desarrollo anormal. Puede tratarse de una variante de la normalidad, de un signo transitorio o de un aspecto reactivo del nene a un entorno inadecuado o situación difícil para él, que desaparece al modificarse el entorno o al madurar el niño. De cualquier forma, si nos encontramos en alguno de estos casos, sí es conveniente visitar al especialista para que haga una valoración.

 

Foto: Pinterest

Estimúlalo a dar sus primeros pasos

No forces a tu bebé a caminar, no hay prisa. Estimula su desarrollo motor y así detectarás que todo marcha bien: 

1. Pon al bebé boca abajo si está despierto. 

2. Coloca al niño boca arriba, tómale las dos manos y tira de él hacia arriba hasta sentarlo. El ejercicio se realiza sin sujetarle la cabeza para que aprenda a ejercitar también los músculos de esa zona. 

3. En cuanto empiece a mantenerse sentado (aunque sea de manera inestable) puedes ayudar a estar cómodo rodeándolo con almohadones para que se sienta seguro en esta postura y evitar accidentes. 

4. Cuando sea capaz de caminar con apoyo, da paseos por la casa dándole primero las dos manos y después solo una.

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo cuidar su cabecita?

Al naces la cabeza del bebé es muy pesada, por ello es importarte sujetársela bien para evitar lesiones. Aquí te decimos cómo cuidarla.

La cabeza del recién nacido mide unos 35 cm de diámetro. Entre los huesos del cráneo hay dos espacios membranosos (las fontanelas) que facilitan el desarrollo del cerebro en el primer año. Hay muchas formas de tener al bebé en brazos, la más común es: su cabeza y su espalda descansan sobre el brazo de mamá.

 

Hasta los seis meses el pequeño debe dormir boca arriba. Para sacarlo de la cuna lo mejor es agarrarlo por las pompis con una mano y colocar la otra detrás de su nuca. Debes tener cuidado de no tomarlo de más arriba, pues podrías forzar su cuello hacia adelante.

 

Durante el día (nunca mientras duerme), conviene acostarlo un rato sobre su barriguita, para que fortalezca los músculos del cuello. Después, para levantarlo, ladéalo ligeramente y desliza un brazo bajo su pecho, de forma que la mano sujete su barbilla.

 

Para tomar en cuenta

 

1. Pasar las yemas de los dedos por la fontanela no le perjudica si lo haces con suavidad. No la explores para ver cómo evoluciona. Esto es asunto del médico.

 

2. Una de las posiciones favoritas del bebé: la cabeza apoyada sobre tu hombro y el tronco sobre tu pecho. Así, erguido, le resulta más fácil soltar el aire que tragó al alimentarse.

 

3. Al colocarlo boca abajo, de forma que su cabeza descanse sobre tu antebrazo, presionas su panza y le ayudas a eliminar los gases.

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo elegir el chupón del bebé?

El tipo de chupón que elijas para tu bebé puede cambiar con el tiempo, a medida que cambien sus preferencias o le salgan los dientes. Te decimos cómo elegir el mejor para tu hijo.

El chupón tiene un efecto calmante y tranquilizador para el bebé y responde a su instinto natural de succión. Además, se ha demostrado que reduce el riesgo de muerte súbita del lactante.

A continuación te decimos cuáles son las normas de seguridad e higiene que debes tomar en cuenta a la hora de elegir el chupón para tu bebé. 

1. El chupón y su cadenita deben estar exentos de puntas o bordes cortantes, y no pueden tener partes desmontables ni llevar pegatinas ni etiquetas.

2. La tetina debe medir un máximo de 33 mm y no puede contener ningún elemento en su interior.

3. El disco que sujeta la tetina tiene que ser lo suficientemente grande como para que el niño no pueda tragárselo y disponer, al menos, de 2 orificios para facilitar el paso de aire y evitar problemas en caso de que, de todas formas, el niño llegase a tragárselo.

4. La cadenita del chupón no puede ser más larga de 220 mm, para evitar el riesgo de estrangulamiento.

 

Foto: Pinterest

Materiales de los chupones: ¿látex o silicona?

Las tetinas de los chupones se fabrican con silicona o látex. Elegir una de ellas dependerá, sobre todo, de las preferencias del bebé.

5. Generalmente se recomienda la silicona al menos para los primeros meses de vida del bebé, ya que no absorbe sabores ni olores y no se deforma con el paso del tiempo. Para los niños con alergia al látex, por supuesto, son la única opción.

6. La tetina de látex suele recomendarse cuando al niño ya le han salido los dientes, porque es un material más resistente a los mordiscos, suave, flexible y produce una sensación de succión muy natural.

 

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo elegir la ropa del bebé?

A la hora de escoger la ropa del bebé debes asegurarte de que cumple tres requisitos: que sea cómoda, segura y práctica. ¡Elige la mejor!

Los bebés no necesitan demasiada ropa porque le quedará pequeña en poco tiempo. Lo mejor es tener pocas prendas, pero de buena calidad y ¡de su talla! En cualquier caso, es mejor que le quede grande a pequeña, para que por lo menos el niño pueda moverse a sus anchas.

 

Tejidos

 

Elige los tejidos naturales (algodón, lino, hilo), sobre todo para las prendas interiores. Su piel es muy delicada y necesita telas suaves. La ropa exterior puede llevar algo de mezcla (fibra y lana o fibra y algodón).

 

¿Cómo lavarla?

 

Tienes que ser muy cuidadosa con la higiene del bebé, sobre todo los primeros meses, porque su sistema inmunológico aún es débil. Eso no quiere decir que haya que caer en la exageración, especialmente cuando el bebé ya camina y se lo lleva todo a la boca.

 

Incluso antes de que gateen, sus prendas se pueden lavar con el resto si resisten el agua muy caliente, que elimina los gérmenes, y no se usan detergentes agresivos, lejías ni suavizantes que puedan irritar piel. Lo que sí conviene es enjuagarla dos veces para eliminar todos los restos químicos.

 

Fácil de poner

 

1. Debe ser cómoda para él y para ti: que pueda ponerse y quitarse con facilidad.

 

2. Los bodies y los petos tienen que tener un sistema de abertura con velcro o broches en la parte de abajo para poder cambiarle el pañal sin tener que quitarle toda la ropa.

 

3. Los cierres más cómodos son el velcro y los broches metálicos.

Errores frecuentes

 

1. Aunque nos gusten mucho los listones y las aplicaciones, los peques se puede enredar con ellos, por lo que no son nada recomendables.

 

2. Huye de los tejidos que tengan pelo o los de lana. Los niños lo chupan todo, sobre todo las mangas, y podrían comer algo de pelito.

 

3. Tampoco se recomienda el punto calado, porque el pequeño podría meter los dedos por los huecos.